«Creo que Highbury tenía un espíritu especial. Es una catedral, una iglesia. Se podía oler el alma de cada chico que tocaba allí»

Arsène Wenger
Share: