«John Robertson era un joven realmente muy poco atractivo. Si un día me encontraba un poco mal, me sentaba a su lado. Parecía el maldito Errol Flynn comparado con él. Pero le dabas un metro de césped y era un artista. El Picasso de nuestro deporte-«

Brian Clough
Share: