«Yo amaba el fútbol y me ponía de mala leche cuando me quitaban. Así que llegó un momento en el que salieron unos chavales que no paraban de correr como diablos y me largué a entrenar»

Ferenc Puskas
Share: