«Uno cambia de pareja, ideas, amigos, coche, casa, ciudad y país. Uno cambia de nacionalidad, de creencias y de sexo, pero jamás de un equipo de fútbol. Un equipo es la huella dactilar emocional»

Ramón Lobo
Share: