Telmo Zarra

«En mi casa el fútbol siempre ha sido un veneno. Esperaba a mi hermano cuando salía de jugar partidos y volvíamos a jugar él y yo y luego íbamos a la playa»

Telmo Zarra