Y la maldición se rompió

El 20 de mayo de 1998 este gol de Mijatovic significaba el 0-1 que a la postre haría campeón al Real Madrid.  32 años después de su sexta y última Copa de Europa se terminaba la maldición.

Este solitario gol rompió un igualadísimo encuentro que pudo ganar cualquiera de los dos, aunque la Juventus llegaba con la vitola de favorito a la que era su tercera final consecutiva.

Aquella temporada 97-98 el Real Madrid había hecho una temporada desastrosa en Liga y la aportación del montenegrino había sido muy pobre, pero aquella noche, con la 7ª bajó el brazo entraba para siempre en el Olimpo blanco.

He escogido este gol de Mijatovic para rendir un pequeño homenaje a Don Lorenzo Sanz, el entonces presidente del Real Madrid y que seguro vivió uno de los momentos más felices de su vida. DEP presidente.