Chilena salvadora

Eran malos tiempos para la lírica en Can Barça. Lío en lo institucional y desbarajuste en el campo con irregulares resultados deportivos.

Por si fuera poco se había despilfarrado el montante del traspaso de Figo en fichajes de escaso o nulo rendimiento.

Aquella temporada habían pasado por el banquillo culé Serrar Ferrer y Charly Rexach tras la destitución del holandés Louis Van Gaal.

Última jornada. Barcelona y Valencia que venía de disputar dos finales consecutivas de Copa de Europa, se jugaban un puesto en la siguiente edición. A los locales sólo les valía ganar.

Fue un partido loco. Rivaldo marcó aquel día los tres goles y Baraja empató para el Valencia en dos ocasiones.

En el minuto 88 Frank De Boer cuelga un balón a la frontal del área. El brasileño controla con el pecho y se la deja a la altura justa para ejecutar una chilena descomunal ante la que nada puede hacer Cañizares.

Aquel gol de Rivaldo metía a los culés en la siguiente edición de la Copa de Europa. Si recordado es este golazo, no menos la alocada celebración de Joan Gaspart en el palco de autoridades.