Tittyshev, calienta que sales

La historia que hoy os vamos a contar sucedió durante el verano de 1994. Posiblemente sin esta anécdota el partido habría caído en el olvido, pero 25 años después los aficionados del West Ham aún lo recuerdan.

The Hammers” habían regresado a la Premier League esa misma temporada tras un breve periplo por la Segunda División. No cabe duda de que habían vivido momentos mejores.

Uno de ellos, por ejemplo, el 3 de mayo de 1975, cuando derrotaron por 2 a 0 al Fulham en la final de la FA Cup. Ese partido lo vio por la televisión un jovencísimo Steve Davies, que desde ese momento se convirtió en un incondicional del West Ham.

Avanzamos 20 años. Nuestro Steve Davies ya tiene 27 años y sus amigos le han animado (él no quería) para ir a ver un partido de pretemporada frente al Oxford City.

Tittyshev debutó con el West Ham en la pretemporada de 1994

Tittyshev debutó con el West Ham en la pretemporada de 1994 (Fuente: www.theguardian.com)

Unas cervecitas, unos cuantos cigarros y a animar a los suyos desde la modesta grada del Court Place Farm.

Lo de animar por decir algo. La verdad es que el bueno de Steve se pasó toda la primera parte increpando a uno de sus paisanos, el centrocampista Lee Chapman.

El West Ham dirigido por Harry Redknapp se fue con ventaja al descanso, pero las lesiones se cebaron con sus pupilos y el míster se quedó sin jugadores de campo en el banquillo.

La leyenda de Tittyshev

En la reanudación Chapman se lesiona y tiene que abandonar. Davies celebra su retirada del campo. Comienza el show de Harry Redknapp.

Sabedor de que no tiene jugadores de recambio, se gira y comienza una conversación con Steve Davies:

-“¿Crees que podrías jugar mejor que Chapman?”-

-“Por supuesto que sí”- le contestó el entusiasta hooligan.

-“¿Sabes jugar igual que hablas?”- replicó Redknapp

-“Claro que sí”- dijo el aficionado

-“Pues venga al campo”- le contestó el entrenador, mientras le cogía por la pechera

Davies enfiló el camino de los vestuarios. Sus amigos no daban crédito. Al llegar al vestuario del West Ham, el utillero sabedor de la picaresca de su entrenador se limitó a preguntarle la talla de camiseta y botas.

Harry Redknapp dando órdenes a Tittyshev en el momento que saltó al campo

Redknapp dando órdenes a Tittyshev en el momento que saltó al campo (Fuente: www.theguardian.com)

Así en el minuto 54 saltó al campo ataviado con la elástica del equipo de sus amores y con el “3” a la espalda. Era un sueño hecho realidad.

En estas se le acerca el chico de la megafonía al técnico “Hammer””, ya que, no podía anunciar a ese desconocido que ya trotaba por el césped:

-“¿Quién acaba de salir?”- le preguntó

-“¿No has visto el Mundial? Es Tittyshev, el búlgaro”- le respondió el técnico

La selección búlgara había llegado hasta las semifinales de aquel Mundial de Estados Unidos, pero obviamente en su equipo no había ningún Tittyshev. Cosas del tío Harry.

Sólo su grupo de amigos y Harry sabían la verdad. Por la tribuna del Court Place Farm comenzó a correr el rumor de que un espectador estaba jugando para el West Ham. Nadie podía darle crédito a tal información.

 

Un sueño hecho realidad

Tittyshev, digo Steve Davies, había fumado y bebido alguna que otra cerveza antes de saltar al campo, pero no iba a dejar ni un ápice de esfuerzo en el tintero. Correteaba a un lado y otro poniéndole muchas ganas.

En el minuto 71 un balón cayó en el área. Estaba libre de marca y frente a él solo quedaba el portero del Oxford City.

El bueno de Tittyshev chutó y el balón entró cerca de la escuadra. El éxtasis se desató tras el banquillo de Redknapp, sus amigos no se lo podían creer. Un pitido lo estropeó todo.

El linier había levantado la bandera. Gol anulado por fuera de juego. Encolerizado Tittyshev se fue corriendo al árbitro y le dijo:

-“Te has cargado mi sueño, hijo de p***

Por suerte el colegiado no tomó en serio sus palabras y continuó el juego con normalidad.

El fotógrafo del West Ham captó el momento en el que Redknapp habla con Steve Davies

Momento en el que Redknapp habla con Steve Davies (Fuente: www.theguardian.com)

El partido finalizó con 4 a 0 para los “Hammers”. El resultado no importaba lo más mínimo. Un aficionado había cumplido su sueño.

Steve enfiló el camino de los vestuarios rodeado por sus ídolos. Allí primero intentó que le diesen la camiseta que había usado, pero recibió la negativa del utillero.

Acto seguido le preguntó a Redknapp si le iba a fichar, este esbozó una sonrisa. El show debía terminar.

Con total certeza la de Tittyshev ha sido la carrera más corta en la historia del fútbol. Debut y retirada en el mismo día. Cosas del fútbol de antaño, que no podemos ver en la actualidad.