Objetores de conciencia

En medio del revuelo nacionalista por el tema catalán, las selecciones autonómicas y demás líos político-deportivos, he pensado en aquellos jugadores que no quisieron jugar con la Selección por sus inquietudes políticas.

El artículo 76 de la Ley del Deporte considera una falta muy grave no acudir a una convocatoria de la Selección nacional sin justificación.

Para el primer caso remontémonos a la España posfranquista, aun predemocrática en la que afloraban infinidad de banderas, al menos una por cada futura autonomía e incluso alguna más que se perdió por el camino.

Iribar y Kortabarria portando la ikurriña en el derbi vasco

Iribar y Kortabarria portando la ikurriña en el derbi vasco (Fuente: as.com)

De todas ellas la más polémica fue la ikurriña, diseñada a finales del XIX por Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco, con la Union Jack/Flag británica como inspiración.

Se había convertido en la enseña independentista o nacionalista por excelencia, aunque fuera de forma oficiosa. Por todo esto su mera exhibición era motivo más que suficiente para ser perseguido por las aún nostálgicas autoridades.

Teñida por estos tintes nacionalistas/independentistas afloraban detractores de todos los ámbitos de la sociedad, motivo por el cual sería la última bandera autonómica en ser legalizada.

Sabino Arana (izq.) y Manuel Fraga (dcha.)

Sabino Arana (izq.) y Manuel Fraga (dcha.)

Manuel Fraga Iribarne (Ex ministro de Franco y fundador del Alianza Popular: “La ikurriña será legal por encima de mi cadáver”.

Unidos por una bandera

Con este caldo de cultivo, en diciembre de 1976 se disputaba el derbi vasco en el viejo Atocha. No sería un partido más. En aquella ocasión ambas plantillas se habían conjurado y preparaban una sorpresa que se recordaría durante décadas.

Ambos equipos salieron juntos del túnel de vestuarios y a la cabeza de ambas formaciones se vio al Txopo Iribar, histórico guardameta y capitán del Athletic, sujetando por un extremo la polémica ikurriña. Al otro lado, Inaxio Kortabarria, defensa central txuri urdin.

El derbi vasco de 1976 se recuerda por el gesto de ambas plantillas

El derbi vasco de 1976 se recuerda este gesto (Fuente: www.marca.com)

Esta instantánea se convirtió en el símbolo del independentismo vasco de la transición. Llena de simbolismo, está a su vez cargada de anécdotas de lo más mundano.

Por ejemplo, la bandera, fue hecha a mano por la hermana de un jugador, Josean de la Hoz Uranga, que se encargó colarla al campo bajo su ropa, al no ir convocado (en la foto en vaqueros).

Kortabarria no era el capitán del equipo, pero salió portándola porque el capitán txuri urdin, Murillo, era extremeño y le cedió ese honor, decisión apoyada por el resto de la plantilla.

La policía presente en el estadio no se atrevió a intervenir, atenazados por la atronadora ovación con la que respondió el público que abarrotaba el graderío.

Esa bandera hoy sigue en el museo de la Real Sociedad recordando aquel día, que no supuso sanción posterior para nadie.

Kortabarria renuncia

Inaxio Kortabarria, natural de Mondragón y miembro de la plantilla más laureada de la Real Sociedad, fue el primero en significarse por la causa independentista vasca.

La bandera era ilegal y su simple exhibición era motivo suficiente para ser perseguido por las autoridades de aquella España predemocrática. Entonces sí que había que ser valiente para tomar partido por los ideales.

Plantilla Real Sociedad en 1976

Plantilla Real Sociedad en 1976 (Fuente: as.com)

Kortabarria, jugó con la selección española en cuatro ocasiones, la última 3 meses después del acto de Atocha, ya que, el jugador renunció públicamente a volver a jugar con la Selección Española por sus ideales independentistas convirtiéndose en el primer caso de renuncia política del combinado nacional.

Desertor gallego

José Ignacio Fernández “Nacho”, original de Lugo, jugó en Celta (86-92) y Compostela (92-00). Nacho hablaba siempre en gallego, no le gustaba la fama, ni los lujos, no se creía importante como para firmar autógrafos, características que chocan frontalmente con el fútbol mediático de ahora.

En 1995 Clemente le mencionó para el lateral zurdo del combinado nacional. Poco después el jugador gallego hizo unas declaraciones en TVG que dejaban claro sus intenciones:

No me interesa jugar con España” a lo que añadió: “Ni tengo mucho interés, ni me apetece que me convoquen, pienso que no valgo para ese tipo de cosas.

«Creo que hay gente en este Estado español que lo pueden hacer muy bien y que se identifica muy bien con la Selección Española, lo que me parece fenomenal.  Mi ambición no es esa. Prefiero estar así, me encuentro más a gusto”.

Nacho jugó con el Compostela en Primera

Nacho jugó con el Compostela en Primera (Fuente: mundoesferico.com)

Ni que decir tiene la reacción inmediata de la prensa fue más que hostil. A lo que contraatacó con:

Este país es muy dado a hablar de democracia, y cuando alguien manifiesta una opción personal totalmente pacífica, como hice yo, es atacado con el arma que se emplea ahora: los medios de comunicación”.

El final de la historia no está claro, algunas fuentes dicen que fue sancionado sin ficha federativa, pero no hay pruebas.

Otros medios aseguran que Clemente le llamó personalmente y charlaron un rato, tras la conversación nunca fue convocado y la polémica se apagó sola.

Nacho no quiso jugar con La Roja

Nacho no quiso jugar con La Roja (Fuente: www.todocoleccion.net)

Disidentes de La Roja

Otro caso muy conocido, y algo más actual, es el de Mikel Aramburu, también jugador de la Real Sociedad.

El azpeitiarra no quiso ni disputar partidos con las categorías inferiores de la Selección Española, rechazando jugar con la Sub-21 en dos ocasiones, se dice que fingiendo lesiones.

Aunque tiene poca relación con el tema y no es fácil contrastar la información, se asegura que nunca disputó el partido liguero que coincidiese con las fiestas de su pueblo. Siempre fingió lesión o forzó tarjeta para no ser convocado.

En sus círculos más íntimos siempre alegó que no quería jugar con España y es de sobra sabida su vinculación al movimiento independentista vasco, era y es habitual verle en manifestaciones de sus plataformas o de apoyo a los presos de ETA.

Aramburu siempre renegó de la Selección

Aramburu siempre renegó de la Selección (Fuente: www.diariovasco.com)

El más cercano es el de Oleguer Presas que en 2005 había manifestado su apoyo al independentismo. Jugador vinculado a la cultura catalana, tan atípico como intelectual, escribió un libro sobre el tema.

Las reacciones no se hicieron esperar y su patrocinador, Kelme, le retiró el sponsor y canceló sus contratos con él. No tardó en firmar un acuerdo con la catalana Munich.

Supuestamente se desvinculó de la Selección Española, a lo que Luís Aragonés respondió concentrándole en unas jornadas de convivencia, no había partido, pero Oleguer salió en todos los medios ataviado con aquel chándal de La Roja.

Nunca debutó con el combinado nacional, no sabemos si por convicción o por nivel…

Oleguer Presas portó una vez el chándal de la Selección

Oleguer Presas portó una vez el chándal de la Selección (Fuente: www.abc.es)