Antes de ser Dios…

El 9 de noviembre de 1980 en el estadio de José Amalfitani, casa del histórico Vélez Sarsfield, se enfrentaban por el trofeo ciudad de Buenos Aires el poderosísimo Boca Juniors y un modesto Argentinos Juniors, hasta aquí no habría mucho que destacar, un trofeo menor y un partido entre dos equipos potencialmente dispares.

El hilo de esta historia son unas supuestas declaraciones calentando el encuentro de Hugo Orlando «El Loco» Gatti, arquero de Boca, en las que llama «tonel regordete» a un todavía imberbe muchacho, de frondosas cejas y pelo a lo afro que marcaría para siempre el fútbol mundial, aunque Gatti todavía no podía imaginarse nada de esto.

En esos tiempos, era poco más que una promesa que acaba de cumplir la veintena y que por aquel entonces vestía la camiseta de los bichos colorados.

"Loco" Gatti

Fuente: www.storiedisport.it

Gatti, era un portero ya maduro (36), intrépido, de los que les gusta jugar con los pies. En alguna ocasión declaró que había sido portero porque no le dejaron jugar en otra posición, como aquel que habla de un castigo.

De hecho, jugó en la posición de delantero en un par de ocasiones con su club y con la albiceleste, aunque nunca en partidos oficiales.

En su dilatada carrera, hasta colgar las botas cumplidos los 40, consiguió dos Libertadores (77 y 78), una Intercontinental (77), dos Metropolitanos (76 y 81) y un Campeonato Nacional (76).

Sin duda un tipo peculiar; era considerado un especialista en penaltis y fue el primer jugador de Argentina en llevar un patrocinador en su camiseta, la marca “Jet”. No se puede negar que era una figura mediática, aunque es posible que lo fuera más por sus declaraciones que por sus actuaciones deportivas.

El nacimiento de «Barrilete Cósmico»

Volviendo a nuestro protagonista, aunque hoy me centraré más en la anécdota que en el personaje, aquel gordito es recordado con muchos otros nombres, pero el de «Barrilete Cósmico» se lo debe a este día y al «Loco» Gatti, que siempre negó haber hecho estas declaraciones.

El también conocido como » El Pelusa» afirmaba no haber sabido nada de este asunto hasta el mismo día del partido, cuando en el hotel de concentración un operario del club le enseñó el polémico documento y como dice el vídeo, respondió en el campo.

Me guardo para otra ocasión analizar en profundidad a este personaje, que cambió la forma de ver el fútbol y que se convertiría en el mejor de todos los tiempos.