De lazos y crespones

Últimamente el procés ha hecho que afloren en las gradas, en la pechera de algún entrenador e incluso entre los jugadores los famosos lazos amarillos.

Desde el principio quiero dejar claro que cada uno puede opinar y es libre de hacer lo que quiera. Si queréis podéis dejar de leer.  Aquí no juzgamos las opiniones

Hay quienes piensan que no vivimos en una democracia real y que la libertad de expresión está censurada. En cualquier caso siempre cualquier persona debe tener la opción de expresar sus opiniones, estemos o no de acuerdo con ellas.

Hubo un tiempo, no hace tanto, en el que decir lo que pensabas era mucho más complicado y si lo hacías te la estabas jugando. Jugándotela de verdad.

Aitor Aguirre y Sergio Manzanera decidieron lucir crespones negros aquella tarde

Aitor Aguirre y Sergio Manzanera lucieron crespones negros aquella tarde (Fuente: wanderersfutbol.com)

Pongámonos en contexto. 27 de septiembre de 1975, el régimen franquista fusila a dos miembros de ETA y a otros tres del FRAP.

La condena era por delitos de terrorismo y agresión a las fuerzas armadas. Sin entrar en demasiados pormenores, también cabe destacar que el proceso fue largo y con muchas irregularidades.

Los detenidos confesaron. Sí, pero tras semanas de torturas, por lo que la validez de dichas confesiones y las garantías jurídicas de todo el proceso, quedan como poco en entredicho.

Varios abogados intentaron impedir los fusilamientos. La repulsa internacional se hizo notar, pero finalmente las ejecuciones se llevaron a cabo.

Fueron las últimas ejecuciones del régimen franquista

Fueron las últimas ejecuciones del régimen franquista (Fuente: latinta.com.ar

Fútbol y política = Mala combinación

El clima social era de crispación total. No tardaron en llegar las protestas y repulsa ante las ejecuciones. Se pidió la salida de España de las Naciones Unidas e incluso 12 países retiraron sus embajadas de Madrid.

Ante tal situación y en plena jornada 4 de la temporada 75-76 el fútbol decidió aislarse y centrarse en la pelota. Bueno no todos.

Fútbol y política nunca han sido buena combinación. Pero en una sociedad en la que la política lo invade todo, es imposible aislarse.

Algunos futbolistas (por aquel entonces no vivían en un pedestal aislados del mundo llano como ahora), decidieron que tenían que hacer algo.

Por si alguien no se acuerda. Estamos hablando de una etapa en la que ni unos ni otros se andaban con chiquitas. Por ejemplo, el colegiado Franco Martínez tuvo que fingir una lesión ante las amenazas de muerte que recibió los días previos a dirigir un derbi vasco.

Franco Martínez, el hombre que cambió la "denominación" de los colegiados españoles

Franco Martínez cambió la «denominación» de los colegiados españoles (Fuente: modestino.blogspot.com)

Incómodos brazaletes

Un 28 de septiembre de 1975 se jugaba en Los Cármenes un Granada vs Athletic Club. El encuentro concluyó 2-1 para los nazaríes. Si bien casi nadie recuerda el resultado, seguro que muchos recordáis lo que ocurrió en los prolegómenos del partido.

Todos los jugadores del Athletic decidieron saltar al campo con un brazalete negros. Ante las posibles preguntas de las autoridades dirían que lo lucían en honor de Luis Albert, ex futbolista del club bilbaíno.

Algo similar sucedía a 800 kilómetros de Granada, en Cantabria. Racing de Santanader y Elche se medían en El Sardinero. Dos futbolistas se la jugaron. Desafiaron al franquismo

Aitor Aguirre y Sergio Manzanera, desobedeciendo las recomendaciones y saltaron al césped con crespones negros en sus camisetas.

Los jugadores del Athletic Club lucieron crespones negros en Los Cármenes

Los jugadores del Athletic lucieron crespones negros en Granada (Fuente: equiposdefutbol2.blogspot.com)

En el descanso en lugar de la charla técnica de Maguregui, recibieron la visita de los temidos “grises”. Tenían dos opciones, quitarse el brazalete o ser detenidos.

Ambos futbolistas claudicaron ante tales exigencias, pero no se libraron de la visita a la comisaría al día siguiente, con la consiguiente reprimenda y una multa de 100.000 pesetas.

Todo hay que verlo con perspectiva, y cada uno tendrá su opinión sobre aquellos hechos. Lo que es indudable es que estos futbolistas se “mojaron” y tuvieron valentía para mostrar disconformidad pública poniendo en riesgo su integridad.

Lo que está ocurriendo, es diametralmente opuesto. Están utilizando a un equipo y unos colores (que siente mucha gente) para hacer política. Eso nunca puede ser bueno.

Aitor Aguirre vistió la camiseta de Racing y Athletic Club entre otros

Aitor Aguirre vistió la camiseta de Racing y Athletic Club entre otros (Fuente: as.com)

¿Quién piensa en nosotros?

Salvando las distancias y sacando a colación de la final de Copa disputada en el Benito Villamarín, y, con las polémicas surgidas durante los últimos años entorno a las pitadas al himno sólo quiero traer una reflexión.

Ni mucho menos pretendo ofrecer una posición dogmática al respecto. Cada cual puede opinar lo que quiera. Fútbol y política no se deben mezclar, pero nos guste más o menos esta última todo lo absorbe.

Cada cual puede identificarse con los símbolos que le plazcan. No hay que tener la piel demasiado fina, pero los símbolos están para respetarlos. TODOS.

Particularmente, y sin entrar en opiniones personales, no veo nada positivo en pitar el himno español, como tampoco vería correcto que silbasen “Els Segadors”.

Por favor, respetémonos. Respetemos la opinión del que piensa distinto. Debate sí, imposiciones no. De pequeñito me dijeron que mi libertad termina donde empieza la del otro ¿Acaso no podemos vivir en paz sin meternos con el prójimo?

Para acabar el speech. Prometo no impregnar de tintes políticos los artículos venideros. Pero quiero dejar una lectura de toda esta situación y ya me comentaréis vuestra opinión.

La crispación social y este continuo estado de tensión ¿a quién favorece? A los de siempre. A los de arriba. El pueblo llano se levanta cada día, mientras sus súplicas y sugerencias siguen archivadas en el cajón de peticiones “por revisar” ¿Nos merece la pena seguir así?

Creo que no. Disfrutemos de la vida. Disfrutemos de este maravilloso deporte y no dejemos que los que mandan nos impongan su discurso. Estamos aquí de paso. Estamos aquí para ser felices.

Los lazos amarillos han aflorado en el Camp Nou pidiendo la liberad de los presos

Los lazos amarillos han aflorado en el Camp Nou pidiendo la liberad de los presos (Fuente: www.marca.com)