Cromo de Giovanella - Odio Eterno Al Fútbol Moderno


  • Nombre: Everton Giovanella
  • Nacionalidad: Brasileño
  • Posición: Centrocampista
  • Años en activo: 17
  • Palmarés como jugador: Celta de Vigo 1 Copa Intertoto de la UEFA (2000)
  • Distinciones individuales: 

Giovanella comenzó su carrera en el CE Lajeadense de la Segunda División brasileña y en 1993 fichó por el SC Internacional, el último de su país en el que jugó, ya que, el grueso de su carrera se desarrolló entre Portugal y España.

Recaló en la Primeira Liga, donde permaneció tres años vistiendo la camiseta de Estoril Praia (1993-1994), FC Tirsense (1994-1995) y OS Belenenses (1995-1996).

En 1996 cambió de país para jugar tres años en la extinta UD Salamanca, allí formó parte de una gran plantilla  junto a los Catanha, César Brito, José Taira, Pauleta o Vellisca. En su primera campaña en El Helmántico lograron el ascenso a Primera División, categoría en la que jugó por última vez en 1999.

Tras una temporada desastrosa en la que fueron colistas Giovanella hizo las maletas para jugar en el Celta de Vigo, club en el que ofreció su mejor versión.

Un currante del fútbol

Fue un fijo en una de las mejores plantillas del conjunto celeste, que en la época era un fijo en la Copa de la UEFA e incluso llegó a disputar la Copa de Europa y una final de la Copa del Rey.

Durante un derbi gallego, y de forma involuntaria, Giovanella dejó una de las imágenes más recordadas de la Liga. Una entrada suya lesionó de gravedad a Manuel Pablo y el centrocampista brasileño terminó llorando sobre el césped de Riazor.

 

La 2003-2004 se avecinaba como una de las temporadas más ilusionantes en el conjunto vigués pero terminó en desastre.

Alcanzaron los octavos de final en la máxima competición continental, donde cayeron ante el Arsenal, pero pagaron el esfuerzo europeo descendiendo a Segunda División tras 12 años seguidos en la élite del fútbol español (la segunda mejor racha de su historia).

En lo personal también fue un mal año para Giovanella al ser suspendido durante dos años tras dar positivo por dopaje tras un encuentro frente al Pontevedra CF.

Por suerte para los vigueses solo tardaron un año en regresar a Primera, mientras tanto Giovanella no paró de luchar por limpiar su imagen defendiendo siempre su inocencia. Durante el tiempo que no pudo jugar, formó parte del equipo de fútbol sala del Celta de Vigo.

Antes de colgar las botas en 2008 Giovanella se volvió a vestir de corto para jugar una temporada en el Coruxo FC por entonces en categorías regionales del fútbol gallego.

No le faltaba calidad técnica pero Giovanella siempre destacó en el terreno de juego por sus labores de contención y despliegue físico a la hora de contener las acometidas del equipo rival.

Share: