Fue un elemento tan inesperado en un campo de fútbol como vital para engrandecer a uno de los mejores equipos de la historia, Il Grande Torino.

El toque de trompeta de Oreste Bolmida daba comienzo al “cuarto de hora granata” en el que el equipo de Turín sometía a sus rivales con un aluvión de fútbol ofensivo y ocasiones.

El carismático trompetista del Torino FC era jefe de la estación de tren ubicada junto al viejo Stadio Filadelfia y el gran talismán cuando su querido equipo pasaba por un momento de apuro.

Oreste Bolmida, el trompetista del Torino - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Oreste Bolmida, el trompetista del Torino (Fuente: footballstory.mondocalcionews.it)


Si las cosas no funcionaban tocaba con fuerza y seguidamente animaba ¡¡Toro, Toro, Toro!! Los once futbolistas como abducidos por aquel sonido desataban todo su potencial y no había defensa capaz de contenerles.

Aquel majestuoso equipo logró cinco Scudettos consecutivos, igualando la gesta lograda por sus vecinos y eternos rivales de la Juventus en la década de 1930.

Il Grande Torino en la temporada 1948-1949 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Il Grande Torino en la temporada 1948-1949 (Fuente: commons.wikimedia.org)


Comienza la leyenda 

La leyenda de Oreste Bolmida comenzó el 30 de mayo de 1948 durante el duelo entre Torino y Lazio. Los aficionados “granata” acostumbrados a ver como su equipo sometía a cada rival que osaba visitarles, abarrotaron el estadio convencidos de una nueva victoria.

En apenas 20 minutos el club capitalino vencía 0-3. Nadie en el viejo Filadelfia daba crédito a lo que estaban viendo sus ojos. En ese momento irrumpió el héroe inesperado. El trompetista Oreste Bolmida.

Llegó al estadio con el partido ya comenzado tras terminar su jornada laboral y el panorama que se encontró fue desolador. Nadie animaba. Todos presenciaban cariacontecidos el descalabro de su colosal equipo.

Stadio Filadelfia en la década de 1940 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Stadio Filadelfia en la década de 1940 (Fuente: www.theflagrants.com)


Rompió el silencio a golpe de trompeta. La gran estrella, Valentino Mazzola, miró a la grada se remangó y espetó ¡Alé Toro! arengando a los suyos para iniciar una remontada que lograron en apenas 15 minutos. Había nacido “il quarto d’ora granata”.

El Torino venció 4-3 y a partir de ese momento cada vez que estaban en apuros la corneta de Oreste Bolmida les sumergía en aquel trance futbolístico que les hizo imbatibles durante 93 partidos consecutivos en el Stadio Filadelfia.

Aun no habían surgido los torneos europeos por lo que no pudieron expandir su dominio al resto del continente, pero fueron el primer equipo en lograr el “doblete” en el país transalpino y establecieron dos récords que siguen vigentes en la Serie A: la mayor goleada (10-0 al US Alessandria) y, esa misma temporada (1947-1948) se convirtieron en el equipo más realizador con 125 tantos, cifras que ningún equipo del calcio ha logrado alcanzar hasta el momento.

Share: