«Con Thatcher Liverpool era tal vez la única ciudad que yo conocía en la que los niños salían a la calle a morder a los perros. Aquello era duro y nosotros fuimos la única buena noticia que tenía esa gente. Ellos fueron comidos, masticados y escupidos. Sobrantes, obreros»

Michael Robinson
Share: