El muro toledano

Nació un 2 de febrero de 1960 en una pequeña localidad toledana de Velada. En aquel momento nadie podía pensar que pasaría a los anales de la historia del fútbol español.

El muro toledano empezó a defender la portería del equipo de la ciudad en las categorías inferiores, hasta alcanzar la primera plantilla en 1979.

Sólo un año después pasó a formar parte del CD Ciempozuelos, que militaba en la Tercera División. Su gran temporada le valió el fichaje para las categorías inferiores del Atlético de Madrid.

En la 86-87, una temporada muy convulsa para el equipo rojiblanco que finalizó séptimo en la tabla y tuvo tres entrenadores en el banquillo.

Elduayen y Mejías estaban por delante de él, pero Luis Aragonés decidió darle la alternativa, debutando un 12 de abril de 1987, en el que los colchoneros vencieron a domicilio (1-2) al Real Murcia.

Abel Resino ostenta el récord de imbatibilidad en la Liga Española

Fuente: www.abc.es

Sólo jugó 8 partidos y encajó 12 goles, pero el curso siguiente cambiaría la historia. Así el muro toledano fue el amo y señor de la portería rojiblanca, hasta que abandonó la disciplina del club en 1995.

Durante su estancia en el equipo conquistaron dos Copas del Rey consecutivas (90-91 y 91-92), la segunda de ellas en aquella mítica final del Santiago Bernabéu, en la que los goles de Schuster y Futre tumbaron al Madrid de Beenhakker.

Más que por los títulos su estancia en el Atlético de Madrid se recuerda por su seguridad bajo palos y por un récord que aún pertenece imbatible (nunca mejor dicho) casi tres décadas después.

Pese a ser uno de los mejores metas españoles de la época sólo pudo disputar dos amistosos con la Selección, la competencia era feroz bajo palos con Andoni Zubizarreta y Paco Buyo.

Abel Resino ostenta el récord de imbatibilidad en la Liga Española

Fuente: www.twitter.com

 

El récord de imbatibilidad

Supongo que ya todos sabéis quién es nuestro protagonista de hoy. Abel Resino, el muro toledano.

El Atleti no alzó el título liguero, quedó segundo tras el Barcelona. Pero Abel Resino brilló con luz propia para conquistar su primer y único Trofeo Zamora (17 goles en 33 partidos).

Permaneció imbatido durante 13 jornadas. Un total de 1.275 minutos, batiendo el récord (824 minutos) que había establecido un ex atlético, Miguel Reina, 18 años atrás, en su última temporada en el FC Barcelona.

Abel Resino ostenta el récord de imbatibilidad en la Liga Española

Fuente: www.marca.com

Desde que el menudo delantero del Mallorca, Claudio, marcase el gol para dar la victoria a los baleares un 25 de noviembre de 1990, se echó el cerrojo a la portería.

La férrea defensa atlética y un inconmensurable Abel Resino bajo palos, se mantuvieron imbatidos hasta que en la jornada 26, al filo del descanso, un joven Luis Enrique consiguiese perforar de nuevo la meta rojiblanca.

Ese año Abel Resino tuvo un promedio espectacular (0,51), sólo mejorado por Paco Liaño (Deportivo) y Jan Oblak (Atlético). En ambos casos encajaron 18 goles en 38 partidos, promediando 0,47 goles por partido

Los encuentros imbatido entre la jornada 13 y la 26 fueron:

Atlético vs Real Zaragoza (4-0)

Cádiz vs Atlético (0-1)

Atlético vs Real Sociedad (4-0)

CD Logroñés vs Atlético (0-1)

Atlético vs Real Oviedo (0-0)

Real Madrid vs Atlético (0-3)

Atlético vs Espanyol (2-0)

Atlético vs Valencia (2-0)

Real Betis vs Atlético (0-0)

Atlético vs Real Valladolid (2-0)

Tenerife vs Atlético (0-0)

Atlético vs Athletic (2-0)

Osasuna vs Atlético (0-3)

En 1995 la llegada de José Molina le relegó a un segundo plano. Fichó por el Rayo Vallecano, donde firmaría la última temporada de su carrera.

Dos porteros le superan

En la Liga española ningún cancerbero ha sido capaz de batir el récord de imbatibilidad Abel Resino. Sin embargo, es la tercera mejor marca en la historia del fútbol mundial.

El meta brasileño Mazaropi ostenta la mejor marca con 1.816 minutos. Récord mundial. 20 partidos y algo más de un año sin recibir un tanto con Vasco de Gama.

En segundo lugar se encuentra el holandés Van der Sar que echó el cerrojo durante 1.311 minutos. Samir Nasri le batió un 8 de noviembre de 2008 y pasaron casi cuatro meses hasta que le volvieron a marcar.

Aquí en España tuvimos un muro toledano. Abel Resino, cuyo récord sigue intacto casi tres décadas después. Asombroso.