El córner de Sam Chedgzoy

Una curiosa forma de ejecutar un córner por parte de Sam Chedgzoy durante un Everton vs Arsenal disputado en 1924 provocó un cambio en el reglamento del fútbol.

El córner se incluyó entre las normas en 1872 y más de cinco décadas más tarde se permitió que el lanzador pudiese marcar gol directamente. Lo que hoy conocemos como “gol olímpico”, que popularizó Cesáreo Onzari y, que meses antes había logrado por primera vez Alston en un partido de la Segunda División escocesa.

La ocurrencia del extremo diestro de los “Toffees” Sam Chedgzoy aquel día en Goodison Park fue aún más osada. En lugar de ejecutar el córner salió corriendo con la pelota desde la esquina, regateó a todo aquel que se cruzó en su camino y  prácticamente se metió con el balón dentro de la portería contraria.

El córner se incluyó entre las normas del fútbol en 1872 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno
El córner se incluyó entre las normas del fútbol en 1872 (Fuente: www.bestbettingsites.org.uk)

Nadie entendía bien que acababa de suceder y, para sorpresa de todos el árbitro validó el tanto al entender que el futbolista no había vulnerado ninguna norma. Aquel gol decidió el encuentro e iba a traer cola, hasta el punto de cambiar el reglamento para siempre.

Cambiando la norma

El córner nació como una forma de poner el balón en juego cuando este sale por la línea de fondo y, a diferencia de su hermano, el saque de banda, se ejecuta con el pie en lugar de con la mano.

Tras su nacimiento era considerado un saque indirecto, permitiéndose conseguir gol disparando directamente desde la esquina desde 1924.

Sam Chedgzoy durante su etapa en el Everton - Odio Eterno Al Fútbol Moderno
Sam Chedgzoy durante su etapa en el Everton (Fuente: twitter.com/Getintothis)

La jugada de Chedgzoy sirvió para terminar con el vacío legal en la norma. Desde entonces para lograr un gol de córner hay que disparar, no se puede salir corriendo desde la esquina con el balón en los pies. El jugador que efectúa el lanzamiento no puede volver a tocar la pelota hasta que lo haya hecho otro compañero.

Casi tres décadas más tarde de nuevo tuvieron que matizar la norma. Eddie Baily, jugador del Tottenham Hotspur ejecutó un lanzamiento de córner que golpeó en el árbitro y regresó a sus pies. Centró y Len Duquemin cabeceó a gol.

El colegiado concedió el gol ante las airadas protestas de los jugadores del Huddersfield. Con la norma en la mano el lanzador no había tocado la pelota dos veces seguidas, pero hubo que matizarla, ya que, a efectos del juego el árbitro es un elemento inexistente y si le golpea la pelota es necesario realizar un bote neutral.

Viñeta representando el córner de Sam Chedgzoy - Odio Eterno Al Fútbol Moderno
Viñeta representando el córner de Sam Chedgzoy (Fuente: efcheritagesociety.com)

Entradas recientes

Categorías

Facebook

El 27 de febrero de 1977 con apenas contaba 16 años y 120 días Diego Armando Maradona hizo su debut con Argentina.odioeternoalfutbolmoderno.es/el-debut-de-maradona-con-argentina ... Ver másVer menos
View on Facebook
El Bayern de Múnich está de aniversario y aquí os contamos el motivo por el que su camiseta es roja.odioeternoalfutbolmoderno.es/camiseta-del-bayern-de-munich ... Ver másVer menos
View on Facebook
Se cumplen 30 años del día que el Real Betis se negó a jugar de blanco.odioeternoalfutbolmoderno.es/toledo-betis-polemica-camisetas ... Ver másVer menos
View on Facebook
La sequía casi interminable de Sabadell y Castellón.odioeternoalfutbolmoderno.es/sabadell-castellon-negados-gol ... Ver másVer menos
View on Facebook
Carlos Fernando Navarro "El Mono" Montoya tuvo una dilatada carrera de 25 años bajos palos, dejando especial huella en Boca Juniors, donde ganó todos sus títulos como profesional.odioeternoalfutbolmoderno.es/mono-montoya ... Ver másVer menos
View on Facebook
En este artículo recordamos el paso de Nicolas Anelka por el Real Madrid odioeternoalfutbolmoderno.es/fichaje-anelka-real-madrid ... Ver másVer menos
View on Facebook

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *