Juventud Cambados, de los campos de tierra al Bernabéu

José Ramón Prado Bugallo, más conocido como Sito Miñanco, es uno de los contrabandistas que más se enriqueció durante el auge de estas actividades en tierras gallegas

Precisamente fruto de estos trapicheos, a comienzos de los 80 se endurecieron las penas por el contrabando de tabaco, pasando de una mera falta castigada con multa económica, a ser considerado delito, con penas de prisión.

Esto invitó a Sito Miñanco y a gran parte del sector a cambiar de negocio. Del contrabando al narcotráfico.

Sito Miñanco saluda en el Campo Municipal de Burgáns - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Sito Miñanco saluda en el Campo Municipal de Burgáns (Fuente: www.elmundo.es)


En 1983, cumpliendo condena por contrabando en la cárcel Carabanchel, Sito Miñanco inicia sus primeros contactos con miembros del Cartel de Medellín, el pistoletazo de salida a su carrera como narcotraficante.

De sus años como contrabandista disponía de toda la infraestructura necesaria para introducir la droga en territorio gallego, puesto que el modus operandi era idéntico.

En alta mar, la mercancía se trasvasaba de un barco “nodriza” a veloces planeadoras, que llevaban la mercancía hasta la costa gallega para ser estibada por “os braceiros” y posteriormente escondida en almacenes hasta su distribución.

Si las penas eran similares y el trabajo era el mismo, ¿Por qué continuar en el contrabando si los beneficios del narcotráfico eran infinitamente superiores?

Pues eso debieron pensar muchos que como Miñanco dejaron el tabaco para introducir hachís o cocaína, denominada en el argot como fariña.

Juventud Cambados en el antiguo campo de A Merced - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Juventud Cambados en el antiguo campo de A Merced. (Fuente: www.elespanol.com)


Un problema….. Demasiado dinero

Si el tabaco había enriquecido rápidamente a Sito, la fariña  disparó sus ingresos, necesitando tipo de mecanismos para guardar y «lavar» esa ingente cantidad de dinero.

Tenía que justificar sus ingresos y sobre todo su elevado nivel de vida a base de coches deportivos, yates, casas de lujo, ropa cara, etc. Nada de vida discreta.

Parte de esa riqueza llegaba a las gentes de la Ría de Arousa a cambio de trabajos, información, pago de sobornos o por simples favores.

Sito Miñanco supo ganarse el cariño de los vecinos de su Cambados natal, al más puro estilo Pablo Escobar, a quien intentaba parecerse en muchos aspectos.

Pagaba estudios a los chavales con menos recursos, costosos tratamientos médicos y otras muchas ayudas a todo aquel que lo necesitara.

Pablo Escobar con su querido Atlético Nacional - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Pablo Escobar con su querido Atlético Nacional (Fuente: www.abc.es)


Una de las pasiones del excéntrico narco era el fútbol, al igual que su referente colombiano hizo con Atlético Nacional, en 1986 compró el Juventud de Cambados, en lo que parecía un acto de mecenazgo

Sito había jugado de niño, en el modesto club amateur de su pueblo natal, de apenas 12.000 habitantes.

En aquel momento el equipo competía en Tercera Regional, en ese fútbol modesto de los campos de tierra.

La mano de Sito Miñanco no tardó en hacerse notar en el club. Más que la mano, la cantidad de dinero que aportó al club su nuevo presidente.

La profesionalización de un humilde club local entró en el fútbol amateur gallego como un elefante en una cacharrería.

El Juventud Cambados se convirtió de la noche a la mañana en el tercer presupuesto del futbol gallego, solo por detrás de Deportivo de la CoruñaCelta de Vigo.

Club Juventud Cambados en los años 70 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Club Juventud Cambados en los años 70 (Fuente: www.diariodearousa.com)


Nadando en la opulencia

Al calor del dinero llegaron algunos de los mejores jugadores de Galicia, muchos de ellos de categorías superiores o con posibilidad de ello.

De un Segunda trajo a Sanisidro, guardameta del Dépor. De 2ªB fichó al centrocampista Carlos Fernández Bericat procedente del Ourense y del Pontevedra a José Luís Hermida Dibuja. Del Real Aviles llegó el delantero Asensio, que tantas alegrías daría, siendo incluso pichichi de 2ªB.

Para dirigir aquel transatlántico, Miñanco se encapricho de Mario Guede, al que no pudo convencer a la primera, pero el narco no solía aceptar un no por respuesta.

Guede no habla nunca de su etapa al frente del Juventud Cambados, por lo que no hay una versión oficial de cómo y porqué acabó aceptando el banquillo del equipo pontevedrés.

Mario Guede sentado junto a Sito Miñanco - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mario Guede sentado junto a Sito Miñanco (Fuente: www.lanacion.com)


Los sueldos de los jugadores rondaban los tres millones de las antiguas pesetas, sin contar las cuantiosas primas por ganar. Emolumentos de jugadores profesionales de categorías muy superiores.

La forma de pago, dado el origen del dinero era un tanto turbia. Nada de bancos. No había nóminas. El propio Sito Miñanco entraba al vestuario cargado con bolsas de plástico repletas de billetes.

Es cierto que en la España de los 80 no era extraño pagar en efectivo a cualquiera y que, como los propios jugadores reconocen, pagar en negro parte del salario estaba a la orden del día en cualquier empresa. No digamos ya en un club de fútbol.

Con los fichajes de campanillas llegaron al club los masajistas, los balones nuevos, todo tipo de material deportivo de última generación y un flamante autobús para desplazar al equipo.

Dada su superioridad, los partidos se contaban por goleadas. El Juventud Cambados era un gigante entre enanos.

Cartel de la gira venezolana del Juventud Cambados - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Cartel de la gira venezolana del Juventud Cambados (Fuente: www.elespanol.com)


Juventud Cambados, directos al estrellato

La diferencia con los equipos de su categoría era abismal y en 3 años se plantó en 2ªB, amenazando con ascender a la división de plata del futbol español.

Funcionaban como un equipo de Primera División, incluso hicieron giras por el caribe, concretamente por Panamá y Venezuela. Al mas puro estilo de las estrellas del momento.

Allí los miembros del equipo fueron tratados como reyes, agasajados con mariscadas, fiestas, prostitutas…

Muchos acusan a los jugadores no solo de ser conocedores del origen del dinero, si no partícipes de ese entramado que giraba en torno a la fariña.

Juventud Cambados en el Santiago Bernabéu - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Juventud Cambados en el Santiago Bernabéu (Fuente: www.elespanol.com)


Llegaron incluso a disputar un partido en el mismísimo Santiago Bernabéu, aunque fue contra el filial blanco y no frente el primer equipo.

El viejo campo de A Merced, pronto se quedo pequeño para su faraónico proyecto deportivo, por lo que se construyó el Campo Municipal de Burgáns, evidentemente financiado por el mecenas local, Sito Miñanco.

Aquel equipo contaba hasta con un grupo ultra, del que se dice eran informadores a sueldo. No faltaba la semana en la que se les invitara a una mariscada, aunque es evidente quién pagaba la cuenta, Miñanco se cuidaba de no mezclarse con esas compañías.

Era habitual que bajase al campo andando desde su lujosa casa, para ver desde el palco los partidos de su equipo. Desde luego con aquellos trajes claros y sus corbatas de seda pasaba de todo menos desapercibido.

Aquel equipo que jugaba a las mil maravillas y se paseaba por los campos, tenía una alineación de esas que se recitan de carrerilla: Sanisidro, Charlín, García, Estévez, Cacharrón, Montoto, Collazo, Bericat, Covelo, Dibuja y Asensio.

Crónica de un encuentro de la época entre Juventud Cambados y Ourense - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Crónica de un encuentro de la época entre Juventud Cambados y Ourense (Fuente: twitter.com)


Todo lo que sube…

La fiesta de ascenso a 2ªB será recordada como pocas en la Ría de Arousa. Una celebración a la altura de su elevado presupuesto, con varias orquestas en la plaza de la villa.

Si algo sobraba en Cambados era dinero. En la actualidad nadie quiere hablar en público de aquellas megafiestas financiadas por el mecenas local.

Al contrario de lo que se cree, Sito Miñanco nunca fue nombrado hijo predilecto. El concello de Cambados hizo una recepción al equipo y el encargado de recoger la placa conmemorativa fue su presidente.

Aquella 89-90 los éxitos continuaron y se quedaron a las puertas de conseguir el ascenso a Segunda División.

 

A partir de 1990 las autoridades pusieron el foco sobre Sito Miñanco. Su opulenta vida había llamado la atención. Debía pasar a un segundo plano.

Esa misma temporada dejó la presidencia del Juventud Cambados, que privado de aquellos fondos venidos del narcotráfico empezó a perder fuelle.

En 1993 las mayoría de capos gallegos terminaron entre rejas como consecuencia de la Operación Nécora iniciada por Baltasar Garzón.

Sin el dopaje económico que proporcionaba la cocaína, el Juventud Cambados volvió a lo que siempre había sido, un club modesto.

Aunque consiguió mantener la categoría un par de temporadas, perdió la inercia ganadora y comenzó una caída tan vertiginosa como su meteórico ascenso, hasta regresar al futbol amateur. Actualmente milita en la Preferente gallega.

El dinero de Sito Miñanco permitió al Juventud Cambados alcanzar cotas inesperadas - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Sito Miñanco permitió al Juventud Cambados alcanzar cotas inesperadas (Fuente: www.libertaddigital.com)

Share: