España le debía una Liga al Deportivo

El 19 de mayo se han cumplido 20 años de la Liga del Dépor. Ese mismo día dos décadas atrás el Deportivo de la Coruña se proclamaba campeón de Liga por primera vez en su historia.

En 1994 el Súper Dépor de Arsenio Iglesias había acariciado el título con la punta de los dedos, pero el fatídico penalti errado por Djukic, dejó el título en manos del FC Barcelona.

Por ese motivo desde entones en el argot futbolero se decía que España le debía una Liga al Deportivo.

Durante el verano de 1998 Jabo Irureta llegó a La Coruña con el aval de haber clasificado para la Copa de la UEFA a sus vecinos del Celta de Vigo. Irureta no llegó a un acuerdo de renovación con el Celta y Lendoiro aprovechó la oportunidad para llevárselo a Riazor.

Celebración del gol de Donato que acercaba la Liga 99-00 al Dépor - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Celebración del gol de Donato que acercaba la Liga 99-00 al Dépor (Fuente: www.abc.es)


La primera temporada de Irureta en el banquillo coruñés, los blanquiazules quedaron en la tabla inmediatamente detrás de sus vecinos vigueses, en sexta posición.

Al año siguiente volvieron a reforzarse a base de descartes de grandes clubes y modestos en situación complicada. Estos fichajes unidos a los veteranos del club armaron una plantilla muy competitiva.

Armando un equipo campeón

En la portería de aquel equipo seguía bajo palos el que fuera Trofeo  Zamora de la 96-97, Jacques Songo’o. Para mí el camerunés es el mejor portero africano de todos los tiempos, aunque ya tenía 35 años, era un guardameta de garantías.

La defensa la formaban los laterales Manuel Pablo y Romero, con los centrales Naybet y el veteranísimo brasileño Donato, aunque en ocasiones jugaba en el medio y al central marroquí le acompañaba Gabi Schürrer.

A Irureta le gustaba poblar el medio campo, solía utilizar un 4-4-2, aunque en ocasiones se transformaba en un 4-5-1,  ya que, Djalminha hacía las veces de segundo delantero. Era el enganche entre el medio y el ataque.

El medio estaba formado por Mauro Silva, Flavio Conceiçao, Jokanovic o Donato, mientras que las bandas eran para el mítico Fran o Victor García del Amo. Djalminha ponía las magia y el tulipán Makaay los goles.

A ellos se sumaban las aportaciones de «Turu» Flores o Pauleta en vanguardia y la polivalencia de Jaime en el medio campo.

Once tipo del Deportivo de la Coruña en la temporada 1999-2000 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Once tipo del Deportivo de la Coruña en la temporada 1999-2000 (Fuente: www.pinterest.es)


El Deportivo fue justo vencedor de aquella Liga y entró en el selecto club que han ganado el torneo de la regularidad en España. Por cierto, aquella temporada descendieron tres miembros de dicho club, Atlético de Madrid, Real Betis y Sevilla FC.

En la Copa de la UEFA al Depor no le fue tan bien. Fue vapuleado en octavos por el Arsenal. Kanu destrozó a los gallegos con una actuación antológica que terminó 5-1 en Londres. En la vuelta los herculinos consiguieron una infructuosa victoria 2-1.

Pelea hasta el último minuto

Antes de caer en Europa llegó la eliminación copera. Osasuna, por entonces en Segunda División, fue su verdugo en octavos de final. Desde marzo el Dépor podía centrarse 100%% en la Liga.

Los blanquiazules permanecieron 26 jornadas al frente de la clasificación. Desde la jornada 13. Lograron el título con solo 69 puntos. La menor puntuación desde que las victorias valen tres puntos. Un torneo igualadísimo, que se decidió en la última jornada.

La verdad es que fue una Liga atípica. En la jornada 8 el Rayo Vallecano era líder y Real Madrid y Barcelona pululaban por la zona media de la tabla. No fue hasta la jornada 18 cuando el Barcelona consiguió alzarse al tercer puesto.

Finalizada la jornada 35 el Dépor solo aventajaba en 2 puntos al Barcelona y tenía a 5 al Real Zaragoza, tercer clasificado.

Alineación del Deportivo de la Coruña en el último encuentro de Liga 99-00 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Alineación del Deportivo de la Coruña en el último encuentro de Liga 99-00 (Fuente: www.panenka.org)


A pesar de que a mitad de temporada contaban con un colchón mucho más amplio, los fantasmas del ’94 empezaron a sobrevolar Riazor.

En todo momento dependieron de sí mismos. El 7 de mayo lo tuvieron a tiro en Riazor. Recibían al Zaragoza, sabiendo que el Rayo Vallecano se lo había puesto en bandeja tras su victoria en el Camp Nou.

Con el miedo en el cuerpo

Pese a controlar el encuentro las ocasiones no se materializaban y la impaciencia local fue agrandando a un paciente conjunto visitante, sabedor que tendría su oportunidad.

Y así fue. En el 53′ se adelantaron por mediación de Juanele. Gol que despertó los peores presagios entre los coruñeses La grada rememoraba aquel fatídico penalti que les transportaba 6 años atrás.

Makaay logró empatar el partido en el partido en el 59′ insuflando un soplo de esperanza en los herculinos.

En el 7’´ Djalminha se convertía en héroe durante algunos segundos, para vestirse de villano inmediatamente después. Con un durísimo disparo desde fuera del área adelantaba al Dépor. 2-1.

 

Imbuido por el júbilo se quitó la camiseta durante la celebración, sin recordar que ya había visto una amarilla. Esto supuso que el arbitro le mostrase la segunda, mandándole al vestuario con más de 10 minutos por disputarse.

Poco duró la alegría gallega, en el minuto 84 Yordi cabeceó un centro para anotar el 2-2 definitivo. El alirón debía esperar al menos una semana más.

Alineación del FC. Barcelona en un encuentro de la Liga 99-00 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Alineación del FC. Barcelona en un encuentro de la Liga 99-00 (Fuente: www.gogoalshop.com.cn)


En la jornada 37, ni Barça, ni Deportivo lograron pasar del empate sin goles en sendas visitas a San Sebastián y Santander. La Liga estaba en juego en menos de 200km.

Los deportivistas atenazados por la responsabilidad y sin la magia de Djalminha, sancionado, apenas inquietaron la meta de Ceballos, que reaparecía tras cumplir una larga sanción de la que ya hablaremos en otra ocasión.

 

 A punto de caramelo

A pesar de la gran movilización blanquiazul el Sardinero no se pudo convertir en uno de esos estadios míticos para la afición de otro club, como ya lo era Wembley para el Barcelona o El Molinón para la Real Sociedad, por ejemplo.

En aquellos años un campeón de Liga se podía permitir más pinchazos que hoy en día. Todo era más competitivo y las plantillas estaban más igualado.

Se podía conseguir muy buenos resultados simplemente haciendo valer tu condición de local, o dicho de otra forma, estaba permitido fallar mucho más fuera de casa.

Djalminha era el jugador más determinante de aquel Deportivo - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Djalminha en su etapa en el Deportivo (Fuente: jogolimpio.com)


El Deportivo ganó 16 de los 19 partidos que jugó en Riazor. Solo Numancia y Racing se llevaron los 3 puntos. El coliseo blanquiazul fue un fortín.

En cambio, fuera era un equipo mucho menos regular. Apenas consiguió 5 victorias durante toda la temporada

Irureta llamó a la calma cuando los nervios hacían mella en la moral coruñesa, sobre todo tras perder en Vigo en la jornada 35. Tenían que hacerse fuertes en casa.

En la actualidad, con 69 puntos lo normal es quedar entorno a la cuarta posición, pero antes era otra cosa. La salvación estuvo aquel año en 42 puntos, una cifra exigente sólo superada en Liga de 22 equipos, en la que con dos equipos más el corte estuvo en los 45 puntos.

Jabo Irureta durante su etapa como entrenador del Deportivo de la Coruña - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Jabo Irureta ganó la Liga 99-00 con el Dépor (Fuente: www.riazor.org)


Otra muestra más de lo igualada que estaba la Liga en aquellos años, hasta que las diferencias presupuestarias, fruto de la mercantilización del futbol, fueron incrementando las diferencias.

En la ultima jornada seguían rondado sus cabezas las pesadillas del 94 y del famoso penalti de Djukic, que por cierto en ese momento defendía los colores del Valencia CF.

La hora de la verdad

Aquel 19 de mayo de 2000 Riazor estaba exultante, lleno hasta la bandera y con la esperanza de que se saldar todas sus deudas.

Los pericos, como antaño los che, no se jugaban nada, simultáneamente maños y culés jugaban sus partidos con la esperanza de levantarle otro título de Liga sobre la bocina al Dépor.

Makaay celebrando su gol al RCD Espanyol en la Liga 99-00 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Makaay celebrando su gol al RCD Espanyol en la Liga 99-00 (Fuente: www.gradaelevada.com)


Los maños necesitaban una carambola, pero opciones tenían. Debían ganar en Mestalla y que Barça y Depor no puntuaran.

El Barça recibía al Celta de Vigo. Además de ganar, necesitaba la derrota del Deportivo de la Coruña. Al líder le bastaba con empatar allí donde había cimentado gran parte de aquel título.

Esta vez las cosas si se pusieron de cara desde el principio, en el minuto 3, Donato cabeceó a la red un córner botado por Víctor. La alegría en las gradas era doble, porque el Celta echaba una mano y se ponía por delante en el Camp Nou.

En el 34′ Makaay batía a Mora de disparo cruzado y prácticamente metía la copa en las vitrinas de Riazor.

 

Las gradas llevaron en volandas a su equipo además, en aquella tarde de transistores el Barça no pudo pasar del empate y el Zaragoza cayó en Valencia. El Dépor ganaba su primera Liga y única hasta la fecha.

Las calles de  A Coruña, teñidas de azul y blanco días atrás, se inundaron de aficionados festejando que se había saldado una deuda histórica. Ya tenían su merecido título de Liga.

Toda la plantilla se tiñó el pelo de rubio y recorrieron las calles en un autobús descapotable.  Cosas de otros tiempos. Esta vez la historia tuvo un final feliz.

 

Celebración del Deportivo de la Coruña de la Liga 99-00 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Celebración del Deportivo de la Coruña de la Liga 99-00 (Fuente: eldesmarque.com)