Verdeamarela

El Mundial de 1950 y el consabido “Maracanazo” supuso un terremoto para la sociedad brasileña de la época.

La decepción fue tal que sumió a todo un país en la tristeza. Para los cariocas el fútbol es más que una religión.

También es cierto, que esta inesperada derrota sentó las bases para los posteriores éxitos. Al final, todo lo malo trae consigo algo bueno y viceversa.

Entre 1958 y 2018 Brasil ha conquistado cinco mundiales de fútbol. Nadie tiene más que ellos.

Brasil en el Mundial de 1950

Fuente: http://equiposdefutbol2.blogspot.com

¿Cómo lo consiguieron? Regresando a sus orígenes. La doctrina academicista del fútbol y el rigor táctico siempre han chocado con la mentalidad anárquica de los brasileños en el campo.

Ellos necesitan lo que conocen como “jinga”, ese regate inesperado, esa cabriola para dejar a tres rivales sentados, remates acrobáticos, filigranas…. En fin, el fútbol espectáculo es lo que les va.

A Pelé lo intentaron encorsetar en un sistema táctico no funcionó. El entrenador tuvo que ceder y literalmente dejarle hacer lo que quería. El éxito fue rotundo. Nadie ha ganado más mundiales que el bueno de Edson.

¿Cómo empezó todo?

16 de julio de 1950. Maracaná hasta los topes de gente. Schiaffino y Ghiggia tiran por tierra el sueño brasileño.

Los jugadores fueron vilipendiados y esa fatídica e inesperada derrota marcó el resto de sus carreras, especialmente la del meta Moacir Barbosa.

Allí el fútbol es alegría, pero ese día el país se sumió en una profunda depresión. Había que cambiarlo todo. Empezando por la camiseta. Y así fue.

Tradicionalmente Brasil había vestido de blanco. Tras la final ese color quedó desterrado para siempre de la selección brasileña.

La selección brasileña viste la verdeamarela desde 1954

Fuente: http://www.alternativasports.com

En 1953 la Confederación Brasileña de Deportes y el diario Correo da Manhá convocaron un concurso para el diseño de la nueva equitación.

La única premisa era que tenía que lucir los colores de la bandera. Un símbolo capaz de identificar a todos los brasileños.

Nace la verdeamarela

El diseño de Aldyr García Schlee fue el ganador entre los 300 que se presentaron. Así nació la verdeamarela. Poco después vino el fútbol de fantasía.

El nuevo uniforme representa un regreso a los orígenes. Camiseta lisa y amarilla con ribetes verdes en el cuello y las mangas. Pantalón azul y el denostado color blanco (como forma parte de la bandera), únicamente presente en las medias.

Casualmente su creador era natural de Yaguarón, un municipio brasileño que hace frontera con Uruguay. Él siempre había sido hincha de los charrúas. Cosas de la vida.

El estreno de la verdeamarela fue en marzo de 1954 en un amistoso frente a Chile. Debutaron de forma oficial con esta zamarra en el Mundial de Suiza donde quedaron apeados en cuartos por la mítica Hungría de Puskas y compañía.

El curso de la historia cambió con el título conquistado en Suecia (la primera de sus cinco estrellas). Con Pelé como niño prodigio, y, la verdeamarela siempre pegada al torso.

Seguramente sea un gran desconocido para los millones de futboleros de todo el mundo. Pero este hombre, Aldyr García Schlee, también puso su granito de arena en los éxitos de la verdeamarela.

Caprichos del destino, el ideólogo de la equipación falleció el pasado 15 de noviembre. Horas antes de que se disputara un amistoso entre Brasil y Uruguay en Londres. El mismo partido que cambió para siempre la historia del fútbol brasileño.

Aldyr García Schlee, creador de la verdeamarela

Fuente: https://www.independent.co.uk