Cromo de Atila Kasac - Odio Eterno Al Fútbol Moderno


  • Nombre: Atila Kasas
  • Nacionalidad: Serbio
  • Posición: Delantero
  • Años en activo: 13
  • Palmarés como jugador: FK Vojvodina 1 Liga de Yugoslavia (1988-1989)
  • Distinciones individuales: 

Aunque en los cromos de la Liga Española le conocimos como Atila Kasac, su verdadero apellido era Kasas.

Debutó como profesional a mediados de la década de 1980 en la FK Vojvodina y, tras tres años en el FK Becej, recaló en el CD Logroñés, donde en dos temporadas apenas jugó 11 partidos, no logró marcar y su equipo perdió 9 de aquellos encuentros, logrando tan solo una victoria y un empate.

“El azote de Dios”

Aquella campaña 1994-1995 el equipo riojano firmó uno de los peores registros en la historia de la Liga Española, siendo colista durante 34 de las 38 jornadas, sumando apenas 13 puntos en toda la temporada y anotando tan solo 15 goles.

Estos datos convierten a aquel Logroñés en el peor colista en las Ligas de 2 puntos, ya que, cuando se instauraron las victorias valoradas en tres puntos ese dudoso honor lo tiene el Sporting de Gijón en la campaña 1997-1998.

Entonces regresó a su país y colgó las botas en 1997 en el Budapest Vasutas Sport Club.

El bueno de Kasas llegó recomendado por su paisano Blagoje Paunovic, padre de Veljko Paunovic, con la difícil tarea de hacer olvidar a Oleg Salenko, obviamente no lo logró.

Con su imponente nombre, nada tenía que ver con el rey de los hunos y, apodado “El azote de Dios”, parecía llamado a convertirse en uno de los delanteros de moda en el fútbol europeo. Nada más lejos de la realidad

No fue internacional con la selección absoluta pero formó parte de aquella mítica Yugoslavia que conquistó el Mundial sub-20 en 1987, compartiendo vestuario con grandes figuras como Boban, Mijatovic, Prosinecki o Suker entre otros.

Finalmente no queremos pasar por alto el impresionante parecido físico de Atila Kasac… Kasas con el actor andaluz Fernando Tejero. Su huella futbolística fue muy liviana, pero los coleccionistas de cromos se pelean en Internet por hacerse con uno de sus ejemplares.

Share: