El 13 de marzo de 1958 nacía en El Salvador uno de esos chicos llamados a cambiar el mundo del fútbol. Un jugador de una calidad excepcional o que como poco podía haber marcado una época del deporte rey.

Dicho esto, hay que aclarar que ninguna de estas cosas se hizo realidad, aunque nadie duda que así podía haber sido de no haber intercedido los múltiples factores extradeportivos que influyeron en su carrera.

Aunque no os dirá mucho, aquel chico se llama Jorge Sergio Alberto González Barillas.

Mágico González ganó cuatro ligas con el Club Deportivo FAS - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González ganó cuatro ligas con el Club Deportivo FAS (Fuente: www.pasionfulbo.net)


Tras convertirse en una estrella en su país de origen el jugador del FAS desde 1977, logró clasificar a la modesta selección centroamericana para el Mundial de España en 1982.

El combinado salvadoreño no consiguió ni un punto. Recibió la mayor goleada de la historia de los mundiales (10-1), únicamente consiguió un gol y encajó 13 en los tres partidos que disputó.

Lo más importante fue que un tal “Mago”, que ya era un ídolo en su país, se había mostrado al mundo, lo que propició que multitud de clubes se interesasen por hacerse con sus servicios.

Mágico González disputando el Mundial '82 con El Salvador - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González disputando el Mundial ’82 con El Salvador (Fuente: www.eurosport.es)


Atlético de Madrid, PSG (muy relevante, aunque no tanto como hoy), Ángeles Aztecas y algunos más quisieron ficharle.  Cuando todo parecía hecho por el club parisino, el propio jugador decidió no firmar, era mucho compromiso, según dijo.

Esto fue toda una declaración de intenciones, una muestra de su personalidad. Otras fuentes dicen que se durmió y no se presentó a la firma.

Mágico González junto a Emilio Butragueño - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González junto a Emilio Butragueño (Fuente: es.besoccer.com)


Carnaval de fútbol

Se decantó por el Cádiz, club de menos entidad que sus competidores, recién descendido a Segunda División, que buscaba mejorar su plantilla para regresar a la máxima categoría.

Todo indica que, como siempre, priorizó lo extradeportivo. Los gaditanos pagaron por él en dos plazos 1.300.000$ de los que el jugador solo percibió unos 60.000$.

Aterrizó en tierras gaditanas ese mismo verano del 82 para acompañar a una terna de canteranos que tampoco ilusionaban especialmente a la afición de la Tacita de Plata, aún sumidos en la tristeza por el descenso.

Mágico González y Juan José "Sandokán" - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González y Juan José «Sandokán» (Fuente: www.laprensa.hn)


Debutó en agosto de ese año frente al Trebujena. El lateral derecho de aquel modesto club de regional andaluza cuenta, como aficionado del Cádiz, conocía a la mayoría de los jugadores, pero no a ese menudo sudamericano de melena rizada que le encaraba una y otra vez y le pasaba con facilidad.

Después de haber sufrido una y otra vez sus engaños les sentaron en la misma mesa, ya que, ambas plantillas compartían cena ese día.

El lateral cuenta que Dragoljub Milosevic, entrenador del Cádiz, era especialmente estricto con la dieta y los hábitos de sus jugadores, por lo que mandó al bueno de David Vidal, su segundo en aquella época que vigilara que nadie bebiera vino.

Nada más sentarse “El Mago” le pregunto qué bebía y su nuevo amigo le dijo que Coca-Cola, a lo que  le contestó:

No, tu bebes tinto. A partir de ahora pide tinto y te vas bebiendo mi Coca-Cola

 

 

Mágico González, un talento irreverente - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González con el Cádiz (Fuente: vamosdecabeza.com)


Talento irreverente

Pasó de Mago a Mágico por un error de transcripción en la prensa, y Mágico González se le conoce desde entonces.

Poco a poco se fue haciendo conocido y no tardó en ser buque insignia del conjunto amarillo, que contaba entonces con jóvenes de la talla de Escobar, Mejías o Pedro Jaro.

En el campo enamoró a la afición con su conducción de balón pegada al pie, sus regates eléctricos, como su famosísima “culebrilla macheteada” o su gran golpeo a balón parado. Por todo esto vivía bajo un régimen especial, con inmunidad diplomática pudiera decirse.

Vivía por la noche y dormía por el día, y mucho. Siempre fue el quebradero de cabeza de sus entrenadores, ya que, rara vez iba a entrenar o incluso llegaba tarde a los partidos.

Se cuenta que su compañero y gran amigo, Pepe Mejías, tenía las llaves de su casa, le pasaba a buscar cada mañana, con o sin éxito. Finalmente el club le asignó un empleado encargado de su alimentación, despertarle, etc… Una madre en toda regla.

Su mala vida era más que conocida por toda la ciudad, aunque nadie hable mal de él. Se cuenta que todo gaditano de entonces se ha tomado una copa con “Mágico” o más de una… Sus borracheras y excesos siempre fueron vox populi, pero cuando salía al campo se le perdonaba todo.

Maradona y Mágico González - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Maradona y Mágico González (Fuente: www.aweita.pe)


Fichaje frustrado

En 1984 el Barcelona, el del mismísimo Diego Armando Maradona, se interesó de nuevo por él y le llevó a la gira por EE.UU. En lo futbolístico dejó un gol y una gran conexión con “El Pelusa”, y fue precisamente éste quien frustró fortuitamente su fichaje.

Hay que decir que Maradona siempre alabó a Mágico González, incluso llegó a decir que era mejor que él o que lo había intentado imitar muchas veces.

Una noche durante la concentración Diego hizo sonar la alarma de incendios y todos bajaron a la calle salvo Mágico, que estaba en la habitación encamado con una muchacha. Esto provocó que el club declinase su fichaje definitivamente.

En otras ocasiones he leído sobre la existencia de una cláusula de aquel supuesto contrato, que vinculaba el cobro de su salario a la asistencia de al menos al 50% de los entrenamientos, cosa con la que él no estaba dispuesta a tragar.

Maradona y Mágico González en el FC Barcelona - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Maradona y Mágico González en el FC Barcelona (Fuente: www.aweita.pe)


Otra de sus grandes aficiones, siempre fueron las mujeres, como el mismo dijo “como el queso al ratón”. A día de hoy se sabe de al menos 3 hijos no reconocidos oficialmente, aunque según ellos con buena relación él. Además tiene 2, reconocidos, con su pareja actual, con los que convive.

Volvió a Cádiz, pero los excesos se pagan y su mala alimentación, las borracheras y algunos dicen que también las drogas empezaron a pasarle factura, su rendimiento bajó.

La magia se congeló en Pucela

En enero del 85 el presidente del Cádiz decidió traspasarlo al Real Valladolid. Supuestamente se pretendía una cesión, pero en aquella época no se permitía la cesión de jugadores extranjeros, por lo que se acordó un contrato de compraventa y otro posterior a la inversa.

Todo estaba cerrado con el Valladolid, pero el presidente Irigoyen, no llegaba a un acuerdo con Mágico, que reclamaba más dinero. Irigoyen dio por cerrada la negociación y se marchó enfadado al aeropuerto sin concretar el fichaje.

Por caprichos del destino, perdió el vuelo y tuvo que volver al hotel. Por la noche, territorio natural de Mágico González, todo llegó a buen puerto y terminó en Pucela. Dejó algo de dinero en la caja amarilla y de paso mejoró su contrato.

Mágico González jugó una campaña en el Real Valladolid - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González jugó una campaña en el Real Valladolid (Fuente: www.elmundo.es)


En Pucela, Mágico nunca se adaptó. A pesar de llevar consigo a “su mayordomo”. El club se esmeró en controlarle y erradicó de raíz su ajetreada vida nocturna, la fría ciudad castellana no era lo mismo que su adorada “Habana” andaluza. Tras un periplo sudamericano el hijo pródigo volvió a la Tacita de Plata en la 86-87.

El regreso del hijo pródigo

Aquí permanecería hasta el 91. En estos años creció su leyenda, incluso se convirtió en mito. Héroe de muchos que aún no habían nacido cuando vestía la elástica amarilla y que hoy le idolatran.

Como todos lo mitos, se ha adornado o aderezado su historia con leyendas, algunas reales y otras no tanto. Se cuenta que en un Trofeo Carranza, Mágico no se presentó y nadie le encontraba por ningún sitio en la ciudad.

También se dice que era habitual que le buscaran por bares y burdeles, cuando no estaba en casa y aún no había móviles.

Un día llegó empezado el partido, la grada le vio llegar al banquillo y empezó a gritar «Mágico, Mágico». Cuando entró al terreno de juego su equipo perdía 0-3. El partido finalizó 4-3, tras una tarde épica suya.

Esta historia la he leído una y otra vez, me la han contado miles de veces, y seguramente veréis hasta gente que dice haber estado ese día en le campo. Pues os diré que no es cierto. Nunca sucedió. Hay que reconocer que la historia es tan buena y está tan grabada en el ideario colectivo que tenía que contarla. Aunque ahora os revele la verdad.

Otra historia muy famosa, y contada por David Vidal, siendo ya entrenador del club, fue a buscarle a casa, y al llamar a la puerta le abrió su “mayordomo” y le dijo que le acompañase que “lo estoy bañando”.

Cuál fue la sorpresa de Vidal cuando vio que era literal, Mágico estaba en la bañera y el «mayordomo» le frotaba la espalda con un cepillo mientras conversaban.

David Vidal coincidió con Mágico González en el Cádiz - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

David Vidal coincidió con Mágico González en el Cádiz (Fuente: futbolretro.es)


Genio y figura

También cuentan que se quedó dormido en el descanso, durante un partido contra Las Palmas, mientras le trataba el fisio en la camilla y el míster daba la charla técnica.

Se rumoreó que en el 91 el Cádiz intentó venderle al Atalanta, pero hizo las pruebas catastróficamente mal para que perdieran el interés. Y lo consiguió.

Se retiró en el FAS, el equipo que le dio la fama y allí vive feliz hoy en día. Algunos dicen que es taxista, otros que trabaja para el club, seguro es que es feliz, pero no sé cómo.

Mágico González es idolatrado en Cádiz - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Mágico González es idolatrado en Cádiz (Fuente: www.elpais.com)


De él se ha dicho de todo, que era un vago, que el fútbol no era su prioridad, que era un golfo mujeriego, que se drogaba, que se emborrachaba cada noche y cosas peores, pero todo el mundo coincide en que era un tipo con una magia especial, con un toque de balón sólo al alcance de un par de elegidos.

Simplemente jugaba para divertirse y el fútbol no era su prioridad. No podía tomárselo como un trabajo. A pesar de todo esto siempre fue un tipo humilde, que tan pronto llegaba a casa sin zapatillas por regalárselas a un niño, como se gastaba todo el dinero que llevara en invitar a comer y beber a quien le pillara por ahí. Un tipo autentico que prefirió los placeres mundanos al dinero, la fama y la gloria.

Share: