En el fútbol moderno nos estamos acostumbrando a ver “megaequipos” con varias estrellas, pero en la década de los 80 incluso los grandes tenían como mucho un superclase y a veces ninguno.

Durante la temporada 1983-1984 el FC Barcelona pudo disfrutar, aunque por un período brevísimo de tiempo, de dos de los mejores futbolistas de la historia jugando al mismo tiempo en su equipo: Diego Armando Maradona y Jorge “Mágico” González.

El salvadoreño encontró en Cádiz su hábitat natural, tanto sobre el césped como en la noche gaditana, de ahí que al salir de su país rechazase la oferta para fichar por el PSG.

Maradona y Mágico González entrenando con el FC Barcelona - Odio Eterno Al Fútbol Moderno 

Maradona y Mágico González entrenando con el FC Barcelona (Fuente: www.sport.es)


La directiva del “submarino amarillo” se cansó de vigilar sus escapadas nocturnas y le mandaron cedido al Real Valladolid. Allí hacía mucho frío y tras apenas 10 partidos pidió regresar a la Tacita de Plata, donde siguió mostrando sus magia dentro y fuera del campo hasta 1991.

El no fichaje de “Mágico”

El FC Barcelona había quedado tercero en Liga y había caído en aquella bochornosa final de Copa bautizada como “La Batalla del Bernabéu”. Ambos títulos se fueron al museo del Athletic Club con el que mantenían una agria rivalidad desde que Goikoetxea lesionó a Maradona.

Solo quedaba en juego la Copa de la Liga, pero antes de su disputa la directiva culé decidió realizar una mini gira por Estados Unidos para disputar la Trans-Atlantic Challenge Cup.

¿Si yo soy el mejor jugador del mundo? Hay uno mejor que yo, juega en el Cádiz – Diego Armando Maradona

 

 

Plantilla del FC Barcelona en 1984 con Maradona y Mágico González - Odio Eterno Al Fútbol Moderno 

Plantilla del FC Barcelona en 1984 con Maradona y Mágico González (Fuente: www.sport.es)


Para la ocasión el Barça se reforzó con Mario Husillos, delantero del Real Murcia y, a petición de Maradona llegó Mágico González.

Solo fueron dos encuentros, pero dejaron huella. El 28 de mayo de 1984 cayeron  5-3 ante el New York Cosmos, Husillos hizo los tres goles culés y, seis días después igualaron 2-2 ante Fluminense con un gol del salvadoreño a pase de “El Pelusa”.

En aquel encuentro disputado en el Giants Stadium Mágico dejó una jugada antológica, tirándole un caño al “10” para poder zafarse de tres jugadores rivales.

Cuentan que el fichaje no se terminó de concretar porque en la concentración azulgrana Maradona hizo saltar la alarma de incendios y toda la plantilla bajó a la recepción, excepto Mágico, al que encontraron en su habitación con una mujer.

 

El fin de la magia

Eran tiempos convulsos en Can Barça, César Luis Menotti anunció que dejaba el banquillo y en la gira estadounidense se evidenció la fractura entre el “10” y la directiva que terminó con el argentino vistiendo la camiseta del Nápoles ese mismo verano.

Al menos durante dos partidos los aficionados culés pudieron disfrutar de verdadera magia sobre el césped, gracias a la unión de estos dos superdotados del balón.

Maradona siempre mostró su admiración por Mágico González y es el único futbolista del que ha dicho ser mejor técnicamente que él. De hecho cuentan que su famoso “gol del siglo” se inspiró en una magnífica jugada del salvadoreño en un Cádiz vs Barcelona de la temporada 1983-1984.

Share: