Paseando la franja por Europa

Temporada 1999-2000, el equipo dirigido por Juande Ramo finaliza en novena posición en la Liga Española.

Recién ascendido, llegó a liderar durante cuatro jornadas la tabla clasificatoria, ganaron por primera vez en el Camp Nou y lograron un meritorio empate en el Bernabéu.

El Rayo Vallecano había cuajado la mejor temporada de su historia y por primera vez jugaba una competición internacional.

El equipo logró el Trofeo al Juego Limpio y consiguió junto al Lierse belga una de los dos plazas que sorteaba el máximo organismo del fútbol europeo para disputar la UEFA.

Se dio la circunstancia de que ningún directivo del equipo vallecano había confiado en su suerte y no acudieron al sorteo celebrado en la ciudad belga de La Woluwe.

Los jugadores no querían acortar sus vacaciones y llegaron a un acuerdo con la directiva para no disputar la Intertoto. No quedó más remedio, se vieron obligados a reducir sus días de asueto veraniegos.

Estadio de Vallecas en el que juega el Rayo Vallecano

Fuente https://www.timejust.es

Había otro problema mayor. El  campo recién bautizado como Teresa Rivero no cumplía con la dimensiones obligadas por la UEFA para la disputa de partidos internacionales.

Como posibles alternativas se barajó jugar en La Peineta o pedir al Atlético de Madrid que les cediese el Vicente Calderón para disputar los partidos europeos.

Finalmente lograron ajustarse a las exigencias y el campo de Vallecas quedó legitimado para acoger los encuentros.

Tras el sorteo Luis Cembranos declaró:

Lo que son las cosas. Hace poco la afición cantaba aquello de: el año que viene Rayo-Liverpool y ahora resulta que es posible
Michel, uno de los grandes mitos del Rayo Vallecano

Fuente: https://as.com


Un debut estratosférico

El equipo franjirrojo se estrenó en la fase previa de la Copa de la UEFA el 10 de agosto de 2000 frente a un equipo andorrano, el Constel-lació Esportiva ¡¡Y qué manera de hacerlo!!

Los vallecanos consiguieron la mayor goleada de su historia tras vencer a domicilio por 10 tantos a 0.

Michel, el entrenador actual, marcó el primer tanto europeo del Rayo en el minuto 13. Marcó otro en el 65’.

Elvir Bolic ofreció un festival rematador anotando cuatro goles (31’, 39’, 59’ y 67’). Aumentaron el marcador vallecano Bolo con tres tantos (36’, 42’ y 71’) y Luis Cembranos también contribuyó con un golazo por la desde treinta metros en el minuto 28.

La clasificación estaba más que sellada en el partido de ida, pero los vallecanos infligieron una nueva goleada en el partido de vuelta, 6-0. Luis Cembranos (20’), Bolo (42’ y 55’), Pablo Sanz (58’), Michel (72’) y Bolic (90’) fueron los goleadores.

Un global de 16-0 en la primera eliminatoria europea para el equipo de la franja roja, pero no todo fueron buenas noticias. Cota, el eterno capitán, se lesionó de gravedad y quedó en el dique seco gran parte de la temporada.

Rayo Vallecano, alineación temporada 2000-2001

Fuente: https://www.gettyimages.es


Sufriendo en tierras vikingas

El sorteo deparó al Molde noruego como rival en la primera ronda de la competición. La eliminatoria no tuvo nada que ver con la disputada frente a los andorranos.

Bolo puso patas arriba el Aker Stadion con su gol en el minuto 16. En la vuelta, 14 días después sellaron el pase con el empate a un tanto no exento de sufrimiento para los vallecanos.

Michel adelantó de penalti a los suyos en el 38’, pero el gol de Bernt Husker en el 74’ llevó el sufrimiento del terreno de juego a la grada hasta el final del encuentro.

Bolo jugó varias temporadas en el Rayo Vallecano

Fuente: https://blogs.20minutos.es


Conquistando de nuevo el norte

El tercer rival del Rayo en UEFA también provenía de tierras vikingas, el Viborg FF danés. El equipo de la franja roja volvió a sufrir y perdió el primer partido en la competición, pero consiguió el objetivo. Pasar de ronda.

Un solitario tanto de “Mami” Quevedo puso en ventaja al equipo madrileño ¿Os acordáis? Ese centrocampista de la cantera del Cádiz casi más conocido por su relación con Cristina Tárrega que por su quehaceres en el terreno de juego.

La vuelta en tierras danesas no fue, ni mucho menos, un camino de rosas. En el minuto 30 les habían igualado la eliminatoria y encerraban en su área al Rayo.

Una genialidad de Michel en el 78’ puso la calma. Su extraordinario lanzamiento de falta hizo estéril el tanto de los daneses en el 86’. La derrota más dulce de la historia de este equipo de barrio.

"Mami "Quevedo jugó varias temporadas en el Rayo Vallecano

Fuente: https://www.gettyimages.ae


El oro de Moscú

A finales de noviembre del año 2000 visitaron las gélidas tierras moscovitas, “rascando” un empate que valía su peso en oro.

Con un poco menos de frío, pero con una grada casi vacía por culpa del “Puente de la Constitución” el Rayito consiguió una nueva machada europea.

El encuentro fue frenético, las ocasiones se sucedían para ambos bandos, pero dos minutos de locura entre el 64’ y el 66’ decantaron al balanza para los locales. Bolic primero y Alcázar, con algo de suspense, sellaron la victoria.

Los vallecanos pisaban los octavos de final de la segunda competición europea y se citaban con el Girondins de Burdeos.

Delirio en Vallecas

El Girondins fue el rival de más entidad en la aventura europea del Rayo. En las filas del conjunto galo figuraban delanteros de renombre como Dugarry, Pauleta y el medio belga Marc Wilmots.

Nada hacía presagiar la gloriosa noche que iban a vivir sus aficionados. Saque de banda en largo, prolongación en el primer palo y Laslandes engancha un derechazo en el corazón del área para poner en ventaja a los franceses.

Todo se ponía en contra, pero entró en juego la pizarra. En el 20’, Ramón De Quintana igualó la contienda.

Los franceses metieron al Rayo en su área, pero un inspiradísimo Julen Lopetegui (sí, el que hasta hace bien poco era entrenador del Real Madrid), mantuvo el cerrojo en la meta vallecana.

En el tramo final se desató todo el potencial vallecano. Bolic culminó un fulgurante contragolpe en el 73’. Diez minutos después un disparo de “Mami Quevedo” desviado por un defensa francés puso el tercero en el marcador.

En el 90’, el actual “míster” del Rayo, llevó el delirio a la grada con otro espectacular lanzamiento de libre directo. Partidazo y eliminatoria casi encarrilada.

No iba a ser fácil, pero la seriedad de los vallecanos y la poca fe de los galos convirtió el partido de vuelta en un mero trámite.

Corría el minuto 17. Balón largo de Quevedo para Bolo, entrada criminal del portero francés. Penalti y expulsión. Luis Cembranos se encargó de transformarlo para aumentar la ventaja de su equipo.

En la siguiente jugada un excepcional centro con el exterior de Dugarry lo introdujo Mingo en su propia portería. Él no quería. Volvía la emoción.

Al comienzo de la segunda parte un fallo garrafal de la defensa gala dejó sólo a Bolo, que con tranquilidad firmó el tanto de la victoria ¡¡El Rayo estaba entre los ocho mejores!!

Elvir Bolic jugó dos temporadas en el Rayo Vallecano

Fuente: https://www.gettyimages.es


El triste despertar

El Alavés era el rival en cuartos. Los vitorianos también encaraban su primera participación en la UEFA y lo estaban bordando. Dejaron por el camino a rivales como el Rosenborg, Inter y Kaiserlautern.

Los blanquiazules perdieron contra el Liverpool en la que es considerada como la mejor final de la competición.

La ida se jugó en Mendizorroza y los locales pasaron por encima del Rayo, 3-0 y una cima muy elevada que subir para lograr la remontada en Vallecas.

La machada se tornó imposible cuando Jordi Cruyff adelantó a los visitantes a los 9 minutos de juego. No obstante el Rayo no se rindió y al menos lograron la victoria por medio de “Mami” Quevedo en el 41’ y Luis Cembranos de penalti en el minuto 80.

Así se cerró el último partido europeo de los vallecanos hasta el momento. Una excelente temporada en UEFA a la que no pudieron poner el broche final.

El equipo vallecano disputó 12 encuentros. Consiguió la victoria en 8 de ellos, otros dos terminaron en empate y perdieron otros dos. Marcaron 30 goles y recibieron 9 tantos.

Por encima de las cifras, esta participación en la UEFA puso Vallecas en el mapa futbolístico. Un equipo de barrio, muy humilde, que dejó una imagen preciosa con un fútbol alegre y atrevido que conquistó a toda Europa.

Fueron dos temporadas gloriosas  para los franjirrojos codeándose con los grandes. Al año siguiente Juande Ramos finalizó contrato y se marchó al Betis.

En apenas tres años el Rayo Vallecano había descendido a Segunda B, un pozo del que les costaría cuatro temporadas salir, y, hasta 9 años después no volvieron a jugar en Primera.

¿Volverá el Rayo a jugar en Europa alguna vez? Aunque ahora parezca algo utópico, esperamos que sí.