Día grande

Un día memorable. Irrepetible. El 16 de abril de 1986 sucedió un hito histórico en el fútbol español que jamás volverá a suceder.

Esa tarde primaveral el Real Madrid remontó en una apasionante prórroga ante el Inter de Milán en la Copa de la UEFA.

El FC Barcelona le dio la vuelta a la eliminatoria frente al IFK Göteborg para meterse por segunda vez en su historia en la final de la Copa de Europa, 25 años después de la archiconocida final de los postes cuadrados contra el SL Benfica.

Por su parte, el Atlético de Madrid alcanzaba, 23 años después de la debacle ante el Tottenham, su tercera final de la Recopa de Europa venciendo en los dos encuentros de semifinales al sorprendente Bayer 05 Uerdingen.

Atleti, Barcelona y Madrid se clasificaron para las finales de los torneos continentales el mismo día - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Atleti, Barcelona y Madrid se clasificaron para las finales de los torneos continentales el mismo día en 1986


Tres equipos españoles accedieron a la final de las tres competiciones europeas un mismo día. El 16 de abril de 1986. Sólo uno de ellos logró el título.

Un hito imposible de repetir en el fútbol europeo, dado que en 1999 se disputó la última edición de la Recopa de Europa y en la actualidad solo se disputan dos competiciones internacionales en el Viejo Continente.

Vayamos por partes:

Remontada de La Quinta

La gran piedra en el camino de de La Quinta del Buitre fue la Copa de Europa, cayendo tres años seguidos en semifinales ante Bayern Munich, PSV Eindhoven y AC Milan.

Más éxito tuvieron en la Copa de la UEFA, torneo que conquistaron en 1985 y 1986, dejando algunas de las remontadas más recordadas de la historia de este deporte.

Una de ellas sucedió ese 16 de abril de 1986. Los blancos habían caído 3-1 en el Giuseppe Meazza dos semanas antes. Los “nerazzurri” les pasaron por encima, pero el gol de Jorge Valdano dejaba abierta una puerta a la esperanza.

Hugo Sánchez en el duelo Real Madrid vs Inter de 1986 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Hugo Sánchez en el duelo Real Madrid vs Inter de 1986 (Fuente: historias-del-realmadrid.blogspot.com)


Tocaba nueva machada en el Santiago Bernabéu. Y así fue. Pese a dominar el juego y acogotar a los italianos en su área, el ansiado gol no llegaba.

Tuvieron que pasar 44 minutos para que Hugo Sánchez transformase un penalti cometido sobre Míchel.

Se fueron a los vestuarios con ganas de más y en la reanudación salieron de nuevo en tromba. Los “nerazzurri” ya sabían que “90 minuti en el Bernabéu son molto longos” como les dijo Juanito.

El equipo visitante tuvo algún acercamiento peligroso, pero el campo parecía estar inclinado hacia la portería de Zenga.  En el 63’ Gallego pone un centro al corazón del área y Gordillo entra como un trolebús para subir el 2-0 al marcador.

Santillana marcó dos goles en aquel duelo de semifinales contra el Inter - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Santillana marcó dos goles en aquel duelo de semifinales contra el Inter (Fuente: www.elconfidencial.com)


Apoteosis blanco

En ese momento los merengues eran finalistas. Pero abonados a la épica no podía ser todo tan “sencillo”.  Apenas 3 minutos después Míchel derriba a Collovatti en el área y Brady desde el punto de penalti recortar distancias.

Una auténtica montaña rusa. Tras tanto remar de nuevo estaban fuera. Pero no se rindieron. En el 74’ de nuevo Hugo Sánchez y otra vez de penalti igualaba la eliminatoria.

Con ese resultado se llegó al final del tiempo reglamentario. Quedaba por delante una prórroga apasionante. Nada más comenzar los blancos botan un córner. Zenga sale en falso y Santillana. De cabeza, como no. Pone el 4-1.

 

Una contra en el 107’ orquestada entre Hugo Sánchez y el propio Santillana sirvió para subir al marcador el 5-1 definitivo con un Inter volcado a la desesperada.

Al igual que un año antes el Real Madrid apeaba al Inter en semifinales y esta vez pelearía el título contra el Colonia. Vencieron 5-1 en la ida y les tocó sudar en Alemania, donde cayeron 2-0, para levantar una nueva Copa de la UEFA.

Aquel título lo aderezaron con la primera de las 5 Ligas consecutivas que consiguió “La Quinta del Buitre”. Ese Madrid es uno de los mejores equipos de todos los tiempos.

El Real Madrid conquistó su segunda Copa e la UEFA consecutiva en 1986 -Odio Eterno Al Fútbol Moderno

El Real Madrid conquistó su segunda Copa e la UEFA consecutiva en 1986 (Fuente: es.uefa.com)


La noche de “Pichi” Alonso

Semanas antes de la trascendental eliminatoria de semifinales de la Copa de Europa frente al IFK Göteborg, los culés veían como la Liga hacía el puente aéreo.

Esa temporada era un mal menor, ya que, ese año tenían la ilusión de volver a disputar una final de la mayor competición continental.

La cosa empezó a ponerse negra el 2 de abril de 1986. El Barça cayó con estrépito en tierras suecas. 3-0. Un resultado que nadie había levantado en una eliminatoria de esta competición.

El coliseo blaugrana si creía en la remontada y se engalanó para vivir una noche mágica. La mejor en la carrera de “Pichi” Alonso.

Los locales comenzaron teniendo el balón y alguna que otra ocasión. Sus rivales, seguros de que su renta era suficiente no renunciaban a lanzarse al ataque con asiduidad.

"Pichi" Alonso marcó un hat-trick frente al IFK Göteborg en 1986 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

«Pichi» Alonso marcó un hat-trick frente al IFK Göteborg en 1986 (Fuente: www.fcbarcelonanoticias.com)


La tensión se cortaba con cuchillo. El gol de la esperanza llegó pronto para los culés. En el minuto 10 Calderé filtra un balón entre la defensa sueca y “Pichi” define a las mil maravillas.

Era el comienzo soñado. “Lobo” Carrasco falló una ocasión en boca de gol. Los suecos a lo suyo, no se arrugaron, pero unas veces las intervenciones de Urruti, otras la falta de puntería, permitieron que los locales se mantuvieran con opciones.

En el 33’ se mascó la tragedia en el coliseo blaugrana. Holmgren marca, mientras los locales reclaman fuera de juego. Finalmente el colegiado italiano Casarin acude a la llamada de su asistente y anula el tanto por posición antirreglamentaria.

Nervios. Tensión. Trifulcas y las ocasiones por ambos bandos se sucedían. El marcador no se movió hasta el minuto 63. Balón largo de Migueli. “Pichi” realiza un control extraordinario y bate al portero sueco.

Jugadores culés se abrazan tras uno de los goles al IFK Göteborg - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Jugadores culés se abrazan tras uno de los goles al IFK Göteborg (Fuente: es.besoccer.com)


La lotería de los penaltis

7 minutos después “Lobo” marea a su marcador, pone un centro medido al segundo palo para que el héroe de la noche en plancha certifique su hat-trick.

Ya veían la luz al final del túnel. Habían logrado la machada igualando la eliminatorio y un gol más les metía en la ansiada final.

Quedaban 20 minutos de tiempo reglamentario, pero no hubo goles. Tampoco en la prórroga. El finalista se decidiría en la lotería de los penaltis.

Por parte culé marcaron todos menos “Lobo” Carrasco. Era el momento para otro héroe. Urruti, primero paró el lanzamiento de Nilsson y luego transformó el suyo. El Barça seguía vivo.

Edmund Mordt la mandó al larguero y Víctor Muñoz llegó al delirio a todos los culés. Tan agónico como apoteósico. El Barça no pudo sufrir más para llegar a su segunda final de la máxima competición continental.

 

Aquel día marcaron 4 de los 5 lanzadores culés. Semanas más tarde en el Sánchez Pizjuán no lograron perforar la meta del Steaua de Bucarest ni en los 180 minutos de juego, ni un solo lanzamiento de la tanda de penaltis.

Aquella final fue el colofón a una magnífica temporada culé que terminó en pesadilla, ya que, apenas diez día después de la gesta ante el IFK Góteborg los culés perdieron la Copa del Rey ante el Real Zaragoza.

Un cuarto de siglo antes la final de los postes cuadrados sumió en una profunda depresión a lo culés, de la que salieron con la llegada de Johan Cruyff al Camp Nou.

Tras esta final el equipo entró en un profundo declive del que sólo saldría, y, muy reforzado, tras la llegada de “El Flaco” esta vez como entrenador.

Un joven Guardiola abraza a Víctor Muñoz tras el partido frente al IFK Göteborg - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Un joven Guardiola abraza a Víctor Muñoz tras el partido frente al IFK Göteborg (Fuente: futbolretro.es)


Una nueva esperanza

Desde la derrota ante el Bayern de Múnich en la Copa de Europa de 1974 el Atlético de Madrid no pisaba una final continental.

12 años después llegaron invictos hasta la última ronda de la Recopa de Europa. Dejaron por el camino a Celtic, Bangor City y Estrella Roja, concediendo tan solo 2 goles en contra.

En semifinales les tocó el desconocido Bayer 05 Uerdingen, que en la anterior ronda había protagonizado una de las mayores remontadas de la historia ante sus paisanos del Dinamo Dresde.

Los colchoneros tomaron ventaja en el Vicente Calderón gracias a un solitario tanto de Julio Prieto.

14 días después. El 16 de abril de 1986, debían defender esa renta en el Grotenburg-Stadion y, todo se puso de cara rápidamente gracias al gol de penalti de Rubio en el minuto 16.

Tomás en el partido frente al Bayer 05 Uerdingen en 1986 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Tomás en el partido frente al Bayer 05 Uerdingen en 1986 (Fuente: twitter.com)


El equipo de Luis Aragonés había logrado frenar el empuje inicial de los alemanes y aumentando. Más aún cuando en el ’28 lanzaron un contraataque perfecto. En 3 toques Cabrera se plantó delante del meta alemán y definió a la perfección para poner más tierra de por medio.

Pero ya sabéis que los alemanes nunca se rinden. Por más difícil que lo tenían no le perdieron la cara al partido en ningún momento.

Los locales atacaban sin cesar, dejando mucho espacio atrás para las peligrosas contras de los madrileños. En el 55’ Herget logra recortar distancias en una falta lejana.

Apenas 3 minutos después en otro contragolpe de manual Julio Prieto logró el 1-3. En el 64’ tras una barullo en el área pequeña rojiblanca Gudmundsson estableció el definitivo 2-3.

 

Muro ucraniano

El Atlético de Madrid accedía a su tercera final de la Recopa de Europa. En 1962 ganaron el título en el partido de desempate ante la Fiorentina. Un año después cayeron 5-1 ante el potente Tottenham de Jimmy Greaves.

23 años más tarde querían vengar aquella derrota en Rotterdam, pero toparon con otro hueso.  El Dinamo de Kiev que ganó el título en 1975 e iba a repetir en 1986.

Los ucranianos no dieron ninguna opción al Atleti, que sucumbió 3-0. Loa geniales Blokhin y Belanov destrozaron al equipo español en Gerland.

Efectivamente, pese a que solo el Real Madrid logró ganar el título, Aquel 16 de abril de 1986 pasó a la historia como la fecha en la que tres equipos españoles se clasificaron para la final de un torneo continental.

Un hito único e irrepetible. El día más grande para el fútbol español a nivel de clubes.

Luis Aragonés y Ubaldo Fillol en un entrenamiento del Atlético de Madrid - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Luis Aragonés y Ubaldo Fillol en un entrenamiento del Atlético de Madrid (Fuente: www.elmundo.es)