¿A cuánto sale el Balón de Oro?

Cuando se habla del paso de Johan Cruyff por España, lo normal es que nuestro subconsciente nos evoque directamente al FC Barcelona, pero este no fue su único club en este país.

A principios de los ’80  Johan Cruyff quemaba sus últimos cartuchos como jugador. Entrado ya en la treintena y después de un breve retiro, con partido de homenaje incluido, volvió a los terrenos de juego en la NASL.

Primero en Los Ángeles Aztecs y la siguiente temporada en los Washington Diplomats, rindiendo a buen nivel en ambos casos.

Johan Cruyff firmando su contrato con el Levante UD - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Johan Cruyff firmando su contrato con el Levante UD (Fuente: es.besoccer.com)


Haciendo gala de su magnifico manejo de los medios, declaró que echaba de menos el Viejo Continente. Como era de esperar las ofertas llegaron desde todos los confines de Europa. Una maniobra espectacular para rentabilizar al máximo su vitola de estrella.

Mil y una novias

A principios de 1981, Johan Cruyff estaba a punto de cumplir 34 primaveras y a pesar de su condición de estrella, poco quedaba ya de aquel jugador que maravilló en el Mundial de 1974.

Sus impresionantes cambios de ritmo o sus eléctricos regates eran un dulce recuerdo, pero seguía conservando esa cabeza privilegiada y ese carácter ganador.

Cruyff era un jugador maduro, con una dilatada carrera y la experiencia de haberlo ganado casi todo, pero sobre todo era un reclamo, una estrella del rock, y él lo sabía.

Despertó el interés de un gran número de clubes dispuestos a hacerse con los servicios de un viejo rockero. Arsenal, Chelsea, Leicester, Dumbarton FC, RCD Espanyol, Sevilla FCReal Betis entre otros, pero si hubo uno especialmente interesado fue el Levante UD.

Un club humilde, que en aquel momento se encontraba en la siempre durísima Segunda División, aunque con el ambicioso objetivo de volver a la máxima categoría la siguiente temporada.

Johan Cruyff durante un partido en su etapa con los Washington Diplomats - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Johan Cruyff durante un partido en su etapa con los Washington Diplomats (Fuente: www.nasl.com)


 

Un sueño ¿imposible?

Paco Aznar presidía la entidad levantinista y fue el primero en soñar con la utópica incorporación del astro tulipán.

Lo más sorprendente del asunto es que aquel inimaginable fichaje para la mayoría fue tomando forma a comienzos de 1981, hasta concretarse a finales del mes de febrero.

Me apuesto los calzoncillos a que Cruyff no ficha por el Levante - Helenio Herrera, entrenador del FC Barcelona en esa época

Mediada la temporada 80-81 el Rayo Vallecano encabezaba la clasificación, empatado a puntos con el CD Castellón y con un solo punto de ventaja sobre los «granotas».

En la cabeza del presidente el fichaje de Cruyff por el Levante UD era mucho más que traer un excelente jugador a su club. Consciente de su estado físico, fruto del paso de los años, esperaba una buena aportación futbolística para el equipo, pero sobre todo esperaba un golpe de efecto.

En las cuentas de Paco Aznar, la incorporación de «El Flaco» era sobre todo un movimiento mediático ¿No os recuerda al plan de Florentino Pérez pero 20 años antes?

Mundo Deportivo anunciando el fichaje de Cruyff por el Levante UD - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Diario anunciando el fichaje de Cruyff por el Levante UD (Fuente: futbolretro.es)


Y el sueño se hace realidad

En una interpretación cuasi visionaria, Aznar pensó que, contando con un ídolo de masas como Johan Cruyff, captaría una gran cantidad de nuevos socios, provocando un incremento masivo en la afluencia de público al estadio.

De esta forma esperaba aumentar exponencialmente los ingresos por taquilla y mejorar la delicada situación económica del club.

La maniobra no fue nada fácil y surgieron problemas por todas partes hasta cerrar la contratación. La durísima negociación se llevó a cabo con el suegro y representante de Cruyff, Cor Coster, en Ámsterdam.

Cruyff junto a su suegro y representante Cor Coster - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Cruyff junto a su suegro y representante Cor Coster (Fuente:www.wikipedia.org)


El acuerdo se cerró con un salario de 40 millones de las antiguas pesetas a cambio de esos escasos 4 meses que quedaban de competición.

Además, se incluyó el reparto al 50% de los ingresos por la taquilla, un seguro de accidente por valor de 60 millones y el 50% de los derechos del club de tenis, por aquel entonces propiedad del Levante UD.

Parecía imposible que el Levante UD pudiera afrontar el pago de dichas cantidades, pero no solo para el club valenciano, para la mayoría de los clubes de primera ese fichaje a todas luces parecía un disparate.

Su debut estaba pensado para el 1 de febrero en el partido que enfrentaba en Orriols a Levante UD y CE Sabadell, pero la Federación no dio el visto bueno hasta que se resolvieron los problemas de impagos que mantenía el club con la plantilla.

 

No es oro todo lo que reluce

Tras muchos días de ingeniería financiera y de tocar muchas puertas en busca de dinero, Paco Aznar consiguió la financiación necesaria para saldar la deuda con la plantilla y con ello consiguió el ok de la Federación para el debut de su flamante fichaje.

Finalmente se estrenó frente al CF Palencia un mes después de la fecha prevista. El partido concluyó 1-0 para los locales, permitiéndoles permanecer a un punto de la cabeza y seguir en la pugna por el ansiado ascenso.

El rendimiento de Cruyff fue mas que discreto. Apenas participó en el juego. Aquel Estadio Ciudad de Valencia prácticamente a rebosar esperaba una actuación estelar del genio holandés, pero se tuvo que contentar con algún detalle técnico entre un mar de desidia.

El siguiente partido, la ciudad de Granada respondió como se esperaba y hubo que colgar el cartel de “No hay billetes” en Los Cármenes.

Cruyff en su debut con el Levante UD frente al CF Palencia - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Cruyff en su debut con el Levante UD frente al CF Palencia (Fuente: futbolretro.es)


Si bien la respuesta de la parroquia fue la esperada, no fue así la del «14», que volvió a dar muestras de falta de actitud cuando el equipo necesitaba de sus cualidades. La derrota alejaba a los «granotas» de la cabeza.

Las excentricidades de Cruyff eran un lastre cada vez más difícil de digerir, más si cabe cuando su rendimiento deportivo distaba mucho del esperado.

A nadie le extrañará si decimos que entrenaba al gusto, cuando quería, de la intensidad ni hablamos. Si los partidos oficiales no despertaban su interés, no lo iba a hacer un entrenamiento.

Cruyff en el once inicial del Levante en la temporada 1980-1981 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Cruyff en el once inicial del Levante en la temporada 1980-1981 (Fuente: macholevante.com)


Relaciones rotas

Se cuenta que no le gustaba viajar en el bus del equipo con el resto de la plantilla y solía viajar en el coche del presidente, más acorde a su condición de niño mimado del presidente.

En su visita a Mendizorroza volvió a abarrotar el estadio y ni corto ni perezoso exigió al Deportivo Alavés parte de la recaudación, alegando que era su poder de convocatoria el que llenaba las gradas.

A pesar de sus amenazas con no vestirse de corto, el club «Babazorro» se negó en rotundo y «El Flaco» cumplió su amenaza negándose a disputar el partido. El Levante UD volvió a perder cayendo a la sexta plaza.

 

Aquella derrota supuso además la destitución del técnico Pachín. Un último golpe de timón en su intento por no alejarse del ansiado ascenso.

La situación del club era harto complicada, ya que, a los malos resultados deportivos y debilidad institucional, había que sumar el riesgo de ser devorado por aquella “bestia mediática” que ellos mismos habían alimentado.

La verdad es que si instituciones del tamaño de Ajax de Ámsterdam o FC Barcelona, apenas habían sido capaces de controlar al excéntrico Johan Cruyff, quién podía pensar que el Levante UD iba a domesticar aquel carácter indómito.

Decidieron poner al frente del equipo a su ex compañero y técnico culé Joaquim Rifé, en busca de algún vestigio de afinidad entre ellos gracias a su experiencia juntos en un vestuario.

Cruyff y Rifé en su etapa como jugadores del FC Barcelona - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Cruyff y Rifé en su etapa como jugadores del FC Barcelona (Fuente: www.racinguismo.com)


Cruyff y Levante… triste final

El revulsivo no surtió efecto, ni el compromiso, ni la actitud de Cruyff mejoraron y los resultados no llegaron.

No fueron capaces de conseguir el triunfo en los siguientes cuatro encuentros ante  CD Málaga, Cádiz CF, Real Oviedo y Rayo Vallecano, viéndose empujados hasta la undécima posición en la tabla.

El Levante UD no solo se despedía de su regreso a la máxima categoría, si no que la resaca de aquel proyecto faraónico en forma de deudas, le supondría el descenso administrativo a Tercera División la siguiente temporada.

Cruyff consiguió frente al Real Oviedo sus dos únicos goles en su periplo por la capital del Turia, donde jugó 10 partidos dejando una imagen muy pobre.

 

Junto a la noticia de su regreso a Ámsterdam, se hicieron públicos los números de su estratosférico contrato, acompañado de la imagen de su suegro saliendo del estadio con la recaudación de un partido envuelta en papel de periódico.

Lo cierto es que su imagen se vio algo perjudicada por aquel macabro fichaje, aunque para la mayoría fue una víctima más de aquella farsa. Se dejó engañar en un intento por recuperar las cuantiosas pérdidas generadas por un negocio de granjas.

Cuantías, por cierto, que nunca llegó a cobrar, ya que, se estima que de todo lo prometido percibió tan solo unos 10 millones de pesetas.

A pesar de todo este circo de Cruyff y el Levante UD, su carrera no acabó aquí y contra todo pronóstico continuó jugando tres años más, no hace falta decir que con bastante mejor resultado.

Cruyff logró el doblete con el Feyenoord en su última temporada como profesional - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Cruyff logró el doblete con el Feyenoord en su última temporada como profesional (Fuente: www.elnacional.cat)