Esta es una historia de traición y desamor, porque el fútbol desata pasiones, los más bajos instintos de la raza humana y es imposible de explicar desde un punto de vista racional

Cuando una afición adora a un futbolista lo siente como de su propia familia, que este jugador termine en el eterno rival es una afrenta imposible de superar, pasando del amor al odio eterno en un abrir y cerrar de ojos.

Hay cientos de ejemplos en la historia del fútbol, pero quizá el más sangrante, el más doloroso para una hinchada fue el inesperado fichaje de Figo por el Real Madrid en 2000.

Figo lanzando un córner durante "El Clásico del cochinillo" - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Figo lanzando un córner durante «El Clásico del cochinillo (Fuente: as.com)


Esta contratación pudo llevarse a cabo cinco años antes. Tras un encuentro entre Real Madrid y Sporting de Lisboa el jugador fue ofrecido a la entidad merengue.

Su representante aseguró al entonces presidente blanco que el Barça andaba detrás del jugador, el mandatario no se decidió y Figo terminó vestido de azulgrana en el que fue el último proyecto de Cruyff.

El FC Barcelona pagó algo más de 400 millones de pesetas por un jugador que rápidamente se metió en el bolsillo a la afición culé. Un emblema. Uno de los suyos.

Figo junto al resto de fichajes culés en la 1995-1996 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Figo junto al resto de fichajes culés en la 1995-1996 (Fuente: eumd.es)


La directiva culé aprovechó el doble contrato que había firmado el luso con Parma y Juventus para hacerse con sus servicios. Durante toda su estancia en Can Barça dicho contrato fue revisado al final de cada temporada.

Esa historia de amor eterno iba a tardar cinco años en torcerse, tiempo en el que el extremo dejó cabriolas, goles e incendiarias declaraciones contra el eterno rival en pleno júbilo.

 

Historia de una traición

La intrahistoria del fichaje de Figo por el Real Madrid en realidad es una jugada que se le fue de las manos talentoso extremo portugués. Quería presionar a la directiva culé, pero fue él quien terminó entre la espada y la pared.

Capitán y jugador franquicia de la entidad blaugrana, no sentía que su rendimiento en el campo se viese recompensado en lo económico.

Como había sucedido en anteriores ocasiones plantearon un órdago a la directiva culé. Curiosamente durante el verano de 2000 había elecciones a la presidencia en los dos grandes de España.

Figo llegó a un preacuerdo con uno de los candidatos, Florentino Pérez. Ni él ni su representante pensaron ni por asomo que podía ganar las elecciones. El empresario tenía clara su estrategia, recuperar el equipo que había visto de niño y llenar el Madrid de estrellas.

Presentación de Figo con el Real Madrid - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Presentación de Figo con el Real Madrid (Fuente: www.elespanol.com)


Todos pensaron que Lorenzo Sanz, con la “Séptima” y “Octava” aún calientes ganaría de calle, pero no fue así. Y ahí llegó el problema para Figo, que había negado en reiteradas ocasiones su acuerdo con Florentino.

El 24 me presento con el Barça – Declaraciones de Luis Figo al diario Sport

 

 

Si no fichaba por el Real Madrid tendría que abonar 500 millones de pesetas al club blanco. En estas el portugués llamó a Gaspart, que se negó en rotundo a avalar tal cantidad por un jugador que pertenecía a su club. El final es por todos conocido.

El fichaje de Figo por el Real Madrid se convirtió en el más caro de la historia. 10.000 millones de las antiguas pesetas que la directiva culé se encargó de derrochar convenientemente.

Todos los culés se sintieron defraudamos y traicionados por un cariacontecido Luis Figo que posaba con su nueva camiseta en el palco del Santiago Bernabéu.

Figo durante su primera visita de blanco al Camp Nou - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Figo durante su primera visita de blanco al Camp Nou (Fuente: www.lapelotona.com)


La vuelta a “casa”  

21 de octubre de 2000. Figo regresa al Camp Nou. Durante toda la semana se sucedieron las declaraciones altisonantes de uno y otro lado. A la llegada del Real Madrid a la Ciudad Condal el clima era irrespirable.

El reloj marca las 9 en punto de la noche cuando el conjunto merengue salta al campo. El speaker hace un silencio tras mencionar a Figo por megafonía. La pitada es atronadora. 111 decibelios. Equivalente al ruido de un avión al despegar

 

Figo se lleva las manos a los oídos. Su cara lo dice todo. Allí iba a ser imposible jugar. Y así fue. Puyol maniató al luso sobre el césped. A rey muerto, rey puesto. El canterano, con su férreo marcaje, se ganó al instante el amor incondicional de la afición del Camp Nou.

La grada intimidaba y el luso, para no caldear más aquel infierno, decidió no sacar los saques de esquina. Un acto de sentido común dentro de la sinrazón que fue aquel Clásico.

El marcaje de Puyol a Figo es uno de los más recordados en Can Barça - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

El marcaje de Puyol a Figo es uno de los más recordados en Can Barça (Fuente: www.pinterest.es)


Fruto de la frustración vio una tarjeta amarilla tras una dura entrada sobre Rivaldo. No fue su mejor día. No cabe duda.

No muchos lo recordarán. El Barça ganó 2-0. Marcaron Luis Enrique y Simao, el fichaje llamado a ocupar el vacío dejado por Figo en el corazón de los culés. Aquel día importaba todo menos el fútbol. El pueblo pedía sin clemencia la cabeza del ídolo caído.

Un año después Luis Figo tendría su particular venganza cerrando la victoria de los blancos ante su ex equipo con un tanto en el último minuto que hizo que el Bernabéu se viniese abajo.

 

El día que Figo se hizo madridista

En la 2001-2002 Figo no pudo jugar en el Camp Nou por acumulación de tarjetas. Quizá quiso evitarse el mal trago. Quién sabe. Solo dilató la tortura en el tiempo. Al año siguiente la afición culé iba descargar el doble de ira sobre él.

23 de noviembre de 2002. La herida seguía muy abierta, pero aquel día (aunque para Gaspart fuese una provocación) Figo sí botó los córners de su equipo. Ni el más hostil de los ambientes iba a evitar que cumpliese con su cometido otra vez.

Dos años antes a la pregunta sobre si era madridista respondió con un rotundo “Yo soy portugués”. Si le hubiesen puesto un micrófono tras el encuentro su respuesta habría cambiado.

El fichaje de Figo por el Real Madrid desató la ira de la afición culé - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

El fichaje de Figo por el Real Madrid desató la ira de la afición culé (Fuente: www.sport.es)


En aquel partido Figo se hizo madridista. Totalmente comprensible. Si en un sitio te odian y en otro te alaban ¿con quién te irías tú?

A los improperios, pancartas y exabruptos de dos años atrás aquel día se unió una constante lluvia de objetos cada vez que el portugués se acercaba por la banda. Cayó de todo, mecheros, botellas de cristal….. Hasta la cabeza de un cochinillo

¡¡Qué culpa tendría el pobre animal del fichaje de Figo por el Real Madrid!!

Figo durante su segunda visita al Camp Nou con el Real Madrid - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Figo durante su segunda visita al Camp Nou con el Real Madrid (Fuente: www.elmundo.es)


El córner más largo de la historia

En la segunda parte Raúl Bravo puso un balón que fue rechazado por Reiziger. Figo se acercó a la esquina y le llovió de todo. Con sorna cogió una botella y levantó el pulgar hacia arriba.

Medina Cantalejo tuvo que parar el encuentro. Cuando pudo reanudarse el partido, el portugués hizo ver que no le afectaba el entorno jugándose el gol olímpico. Bonano despejó. Nuevo córner desde esquina contraria y vuelta a empezar.

Puyol pedía airadamente a los suyos que cesase la lluvia de objetos. El árbitro suspendió el encuentro. 15 minutos después y rodeado de policía pudo ejecutar el córner más largo de la historia.

 

“El Clásico del cochinillo” pasa por ser uno de los peores de la historia. Juego tosco y embarullado. Los 22 jugadores se empaparon del ambiente y fueron incapaces de sacar su calidad en la noche más negra del Camp Nou.

Pese a que la herida sigue y seguirá abierta durante muchos años entre la parroquia culé, el nivel de crispación disminuyó ostensiblemente en las siguientes visitas de Figo. Seguramente ayudó a aliviar la tensión la sonrisa de Ronaldinho.

La afición azulgrana empezó a centrarse en apoyar a su equipo y disfrutar de las genialidades del brasileño, más que en odiar al antiguo ídolo. Cosas del fútbol.

Figo durante "El Clásico del cochinillo" - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Figo durante «El Clásico del cochinillo» (Fuente: us.marca.com)


Herida abierta

El jugador hizo algo completamente lícito, en un momento dado priorizó su carrera sobre la institución a la que pertenecía. Y mal no le fue. Añadió a su palmarés dos Ligas, dos Supercopas de España, la ansiada Champions League, una Supercopa de Europa y una Intercontinental.

A nivel individual en 2000, el año de su marcha al Real Madrid, fue galardonado con el Balón de Oro, no obstante esa fue su temporada más goleadora como blaugrana y, fue el gran artífice de que su selección llegase hasta las semifinales de la Eurocopa, por segunda vez en su historia.

Se cruzó en su camino la Francia de Zidane, con el que poco después compartió vestuario en el Real Madrid de “Los Galácticos”.

Es indudable que el fichaje de Figo por el Real Madrid le sirvió para crecer en su carrera, como contrapartida (aunque dudamos que le afecte demasiado) tendrá la animadversión de muchos culés de por vida.

Real Madrid de "Los Galácticos" - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Real Madrid de «Los Galácticos» (Fuente: elpais.com)

Share: