En la década de los 70 el fútbol se embruteció enormemente y al calor de esa moda empezaron a aflorar infinidad de equipos duros por todas partes.

Ni siquiera la introducción de las tarjetas en el Mundial de 1970 logró erradicar esta problemática moda sobre los terrenos de juego.

El fútbol se hizo especialmente duro en Sudamérica, lo que a corto plazo se tradujo en la renuncia de varios equipos europeos a disputar la Intercontinental.

Uno de los primeros referentes de este fútbol emergente fue el Estudiantes de la Plata entrenado por Osvaldo Zubeldía a finales de los ’60, un equipo que se ganó el dudoso honor de ser el más tramposo de la historia y que ganó tres Libertadores consecutivas.

Granada CF en la década de 1970 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Granada CF en la década de 1970 (Fuente: esferico.es)


Violencia desmedida

Los «Pincharrata» se caracterizaban por jugar como poco al límite del reglamento con único fin, ganar a cualquier precio. Buen ejemplo de ello fue su visita a España para disputar el Trofeo Luis Otero de Pontevedra.

El alumno aventajado de aquel equipo fue el «Narigón» Bilardo, quien pronto superó al maestro, dando nombre a su propia corriente, el Bilardismo.

Aquel Estudiantes de Zubeldía, con Bilardo como su extensión en el campo protagonizó ante el AC Milan en la Intercontinental de 1969 un partido que avergonzó al mundo del fútbol, conocido como la «masacre de La Bombonera«.

Superaron todos los límites de la picaresca, empleándose con una brutalidad desmedida contra sus rivales, que dio con los huesos de Aguirre Suárez en prisión durante 30 días y seguidamente fue suspendido de por vida para la práctica del fútbol.

Esa mala fama del fútbol sudamericano en general y, del argentino en particular, no tardó en cruzar el charco para instalarse en Europa.

Maestro y alumno, Osvaldo Zubeldía y Carlos Salvador Bilardo - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Maestro y alumno, Osvaldo Zubeldía y Carlos Salvador Bilardo (Fuente: www.eldia.com)


Un (mal) ejemplo a seguir

En España ese modelo lo adoptó el Atlético de Madrid, cuya fama de equipo violento traspasó fronteras tras a la «batalla de Glasgow«, pero el primer equipo de la Liga Española en implantar aquel modus operandi fue el Granada CF.

La sanción de Aguirre Suárez solo tenía validez en Argentina y en 1971 fichó por el equipo nazarí.

El presidente del Granada, Cándido Gómez Álvarez, vio en aquella sanción la oportunidad de contar en su modesta plantilla con un gran jugador.

Tras acreditar una supuesta ascendencia navarra, Aguirre Suarez se acogió a lo que en la época se denominaban “oriundos”, ya que, los futbolistas extranjeros no podían competir en el campeonato español.

¿Navarro? No, es de Pamplona - Aguirre Suárez al ser preguntado por su padre en Granada

 

 

Allí coincidió con otros temibles zagueros, como el uruguayo Montero Castillo, padre del mítico Paolo Montero y el paraguayo Pedro Fernández, que hicieron que el equipo nazarí adoptase aquel juego rudo e intimidatorio hacia los rivales.

El «Negro» Aguirre Suárez fue el mentor y líder espiritual de aquel vestuario, pero sus compañeros tampoco le iban a la zaga y pronto adoptaron sus métodos.

El viejo Los Cármenes pasó a ser conocido popularmente como «Los Crímenes» y se convirtió en un destino temido para los grandes jugadores de la Liga, tanto que algunos incluso se «borraron» cuando les tocó jugar allí.

Pedro Fernández, Aguirre Suárez y Montero Castillo en el Granada CF - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Pedro Fernández, Aguirre Suárez y Montero Castillo en el Granada CF (Fuente: andaluciainformacion.es)


Terror en Los Cármenes

Charly Rexach, a su paso por la plaza de toros de Granada espetó su célebre frase: “Que suerte tienen los toreros”.

Su compañero Asensi comparó la visita al estadio del Granada CF con ir a la guerra y es que aquella fama de duros se la ganaron a pulso sobre el césped e hicieron gala constantemente de su reputación para aterrorizar a los rivales.

Entre sus estratagemas preferidas figuraba una gran puesta en escena, como simular pelearse entre ellos en el túnel de vestuario. Esto generaba un gran desconcierto en el equipo rival que directamente les tomaba por unos locos violentos.

Aguirre Suarez saluda a su compatriota "Cacho" Heredia antes de un Granada CF vs Atlético de Madrid - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Aguirre Suarez saluda a su compatriota «Cacho» Heredia antes de un Granada CF vs Atlético de Madrid (Fuente: www.marca.com)


Los más viejos del lugar cuentan que su amenaza más célebre rezaba: de esa línea para allá comen tus hijos y para acá los míos y, con el pan de mis hijos no se juega.

Siempre hubo algún «insensato» que cometió la temeridad de adentrarse en sus dominios y después tuvo que lamentar las consecuencias.

Che, ¿qué le pasó al chico? ¡Se ha mareado! - Algún jugador del Granada CF de la época tras romperle la nariz a un rival

El guaraní Pedro Fernández contaba que algunos rivales buscaban su compasión, para sí mismos o para algún joven compañero, con frases como pegadnos a nosotros, pero dejad en paz al chico. Los centrales rojiblancos fueron dejando «amigos» allá por donde pasaron.

Duelo entre Granada CF y Atlético de Madrid en la década de 1970 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Duelo entre Granada CF y Atlético de Madrid en la década de 1970 (Fuente: as.com)


Cuentas pendientes

El 12 de diciembre de 1971 el Granada CF visitó el Bernabéu y Aguirre Suárez se empleó contundentemente con un Amancio y el gallego se terminó calentando. En un salto con Fernández los dos cayeron al suelo y Amancio recibió una patada en el suelo de Jaén.

Amancio no se amilanó y devolvió la patada, pero a Fernandez, a quien atribuyó erróneamente la autoría de aquel golpe.

Comenzó una tangana en la que Fernández, esta vez sí, fue la víctima y se llevó un buen saco de golpes de Amancio, pero también de otros rivales como Pirri.

Pedro Fernandez durante su etapa en el Granada CF - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Pedro Fernandez durante su etapa en el Granada CF (Fuente: as.com)


El árbitro expulsó ambos, abriendo una cuenta pendiente que se saldó varios años después. El caso es que desde aquel partido Amancio dejó de viajar a Los Cármenes, unos dicen que por prudencia otros cuenta que por miedo a las represalias.

En junio de 1974 el Madrid había perdido la Liga y se aferraba a la Copa como a un clavo ardiendo. El destino quiso que los blancos se cruzasen en cuartos de final con el Granada CF.

Lo urgente precede a lo necesario y Amancio tuvo que jugar y solo hicieron falta 16 minutos para que las peores pesadillas del atacante gallego tomaran forma.

Félix Lorenzo y Amancio antes de un Granada CF vs Real Madrid - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Félix Lorenzo y Amancio antes de un Granada CF vs Real Madrid (Fuente: www.ideal.es)


Vendetta

La entrada fue escalofriante. Tuvo más relación con una cornada que con un lance del juego. Los tacos fueron directos a la rodilla sin intención de disputar el balón.

El arbitró no expulsó al zaguero paraguayo, mientras que Amancio tuvo que ser ayudado por dos compañeros para abandonar el campo.

 

Sufrió una profunda herida en el cuádriceps que necesitó 150 puntos de sutura. Aquel “gaje del oficio” como dijo Pedro Fernández dejó a Amancio cuatro meses en el dique seco.

Fue la primera vez que el Comité de Competición entró de oficio y castigó una acción que ya había sido arbitrada. Al defensa nazarí le cayeron 15 partidos.

Amancio abandona el césped de Los Cármenes tras la terrible entrada de Pedro Fernández - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Amancio abandona el césped de Los Cármenes tras la terrible entrada de Pedro Fernández (Fuente: elpais.com)


Apenas un año antes  Aguirre Suarez había lesionado de gravedad al valencianista Forment con otra entrada salvaje. Acciones que pusieron en el disparadero mediático a aquel Granada CF.

Cuentan que la consecuencia directa de todo aquello fue que el conjunto nazarí trato de traspasar a Fernández, pero el férreo apoyo de la afición disuadió al presidente.

Aquel Granada CF, pese a su leyenda negra, fue uno de los mejores de la historia. Consiguió sus mejores clasificaciones históricas y con ocho temporadas consecutivas sigue siendo su mejor racha en Primera División.

Obviamente todo aquello no lo consiguieron solo castigando los tobillos de los rivales. Había muy buenos futbolistas en aquel conjunto, entre ellos Enrique Porta, que fue «Pichichi» en la 1971-1972, el único que lo ha logrado vistiendo la camiseta del Granada CF.

Para muchos la leyenda negra supera a la realidad. En su favor alegan que eran tipos duros, pero que en ningún caso malintencionados.

Granada CF vs Real Madrid en la temporada 1973-1974 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Granada CF vs Real Madrid en la temporada 1973-1974 (Fuente: www.abc.es)

Share: