La climatología siempre ha sido un factor fundamental en cualquier deporte que se juegue en exteriores y el fútbol obviamente no es una excepción.

En la historia de la humanidad el hombre se ha valido de la ingeniería y otras ciencias para luchar contra los elementos y paliar sus efectos en mayor o menos medida.

Ejemplo perfecto es el conocido como «Milagro de Berna«. Un encuentro en el que una selección alemana, inferior técnicamente, logro vencer a la todopoderosa Hungría, de largo el mejor equipo del momento.

Un milagro fue posible gracias a las innovadoras botas de su paisano Adi Dassler.

Partizan vs Real Madrid disputado en la primera edición de la Copa de Europa - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Partizan vs Real Madrid disputado en la primera edición de la Copa de Europa (Fuente: hu.pinterest.com)


Nace la «Orejona»

Poco más de un año después de aquella histórica final arrancó la primera edición de la Copa de Clubes Campeones Europeos, que se disputó entre septiembre de 1955 y junio de 1956.

La conocida como Copa de Europa, nació por iniciativa de la revista L’Équipe y su principal valedor en España fue el presidente blanco, Santiago Bernabéu.

Este nuevo torneo surgió en contraposición a la Copa de Ferias (que también empezó a disputarse en 1955) y, originó un fuerte debate en el fútbol del Viejo Continente.

Sobre el papel, aquel torneo únicamente lo disputaban los campeones de las Ligas europeas, posteriormente también el vigente campeón de la propia Copa de Europa. Aunque en aquella primera edición hubo muchas excepciones.

El Real Madrid fue el representante español en aquella primera edición, como vigente campeón de Liga.

Real Madrid campeón de la primera edición de la Copa de Europa en 1956 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Real Madrid campeón de la primera edición de la Copa de Europa en 1956 (Fuente: www.blogdelrealmadrid.com)


La flor y nata europea

El sistema de competición de este torneo, aún en pañales, se resolvió con eliminatorias a doble partido, salvo la final, a partido único en campo neutral. Para la primera edición eligieron el Parque de los Príncipes de París.

Lo más peculiar fue que las fechas no estaban fijadas desde el inicio y los equipos tenían un plazo para resolver sus partidos.

El Real Madrid eliminó sin dificultad al Servette FC Suizo en primera ronda por un global de 7-0. En cuartos de final el azar les emparejó con el Partizan de Belgrado.

Habían quedado quintos la campaña anterior en la la Liga de Yugoslavia, pero tras la renuncia del campeón, Hajduk Split, ofrecieron la plaza al campeón de Copa.

Partizan de Belgrado campeón de la Copa de Yugoslavia en 1954 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Partizan de Belgrado campeón de la Copa de Yugoslavia en 1954 (Fuente: alineacionesinternacional.blogspot.com)


Un partido navideño

La ida en el feudo madridista debía disputarse entre el 23 de noviembre de 1955 y el 18 de enero de 1956. Ambos clubes acordaron disputar el encuentro el 25 de diciembre del 1955 a las 15:00h

La fecha era bastante peculiar, en plena Navidad. El horario se debía a la ausencia de iluminación artificial.

A os yugoslavos, cuyo país formaba parte del bloque comunista, poco les importaba aquella festividad, pero a los españoles se les hizo un tanto extraño jugar aquel día.

Los blancos se impusieron 4-0 al Partizan con doblete de Castaño y goles de Gento y Di Stéfano.

Pese al resultado el conjunto balcánico dejó muy buenas sensaciones en el coliseo merengue, incluso vieron como el colegiado francés les anuló dos goles cuando el 0-0 campeaba en el marcador.

Entonces el factor campo era mucho mas determinante de lo que es hoy en día, por lo que una renta como esta parecía suficiente para aguantar el chaparrón como visitante.

 

El partido de vuelta se pactó para el 29 de enero de 1956, al ser domingo los blancos se vieron obligados a aplazar su partido de liguero ante el Espanyol de Barcelona.

La situación política de ambos países provocó innumerables problemas en el transcurso de la eliminatoria entre Partizan y Real Madrid.

Viejos conocidos

Franco, que había apoyado en mayor o menor medida a las potencias fascistas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial gobernaba España con puño de hierro.

Yugoslavia había sido ocupada durante el conflicto y posteriormente liberada por el mariscal «Tito», quien dirigía el país balcánico ahora en forma de república socialista.

Como se pueden imaginar ambos dirigentes no se profesaban especial simpatía, más bien todo lo contrario y, para colmo tenían ciertas cuentas pendientes.

Josef Broz "Tito" - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Josef Broz «Tito» (Fuente: www.kurir.rs)


Josef Broz “Tito” había participado indirectamente en la Guerra Civil Española (1936-1939) reclutando Brigadas Internacionales para combatir el golpe de Estado del militar español.

Algunas fuentes incluso le sitúan en España, aunque esto es muy poco probable.

A su vez Franco le devolvió la moneda acogiendo en Madrid al dictador Ante Pavelic y negándose a extraditarlo a Yugoslavia para ser juzgado.

Pavelic presidió el Estado Independiente de Croacia, creado y dirigido por las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Ante Pavelić y Adolf Hitler - Odio Eterno Al Fútbol Moderno en 1941

Ante Pavelić y Adolf Hitler en 1941 (Fuente: www.wikipedia.com)


En un principio Franco se opuso a que el Real Madrid viajara a Yugoslavia, cediendo finalmente ante la insistencia de Raimundo Saporta.

Por primera vez de forma oficial una expedición española visitaba un país del otro lado del Telón de Acero. Aquel trayecto fue mucho más parecido a «La Odisea» que a «Vacaciones en el mar«.

La comitiva blanca puso rumbo a Belgrado un jueves en un vuelo chárter en el que completaron las plazas personas afines al régimen y algunos de los aficionados más pudientes del club.

Santiago Bernabéu y Raimundo Saporta - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Santiago Bernabéu y Raimundo Saporta (Fuente: twitter.com)


Viaje a «otro» mundo

Al aterrizar en la capital e la antigua Yugoslavia les recibió un frío polar y una colección interminable de impedimientos, como la prohibición de portar cámaras fotográficas.

Jugadores y cuerpo técnico necesitaron más de dos horas para completar los trámites burocráticos y aduaneros, el resto de la expedición prácticamente dobló ese tiempo.

El régimen yugoslavo temía que la llegada del Real Madrid a Belgrado fuese una excusa para introducir espías en su territorio, motivo por el que fueron extremadamente rigurosos en los controles.

A la mañana siguiente, los jugadores blancos se entrenaron en el escenario del partido. El Estadio Partizan, entonces conocido como Jugoslovenska Narodna Armija.

Sorteo de campos del Partizan vs Real Madrid disputado en 1956 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Sorteo de campos del Partizan vs Real Madrid disputado en 1956 (Fuente: www.pinterest.co.uk)


El césped en pésimas condiciones se asemejaba más a un paisaje siberiano. Helado, plagado de socavones y con alguna que otra clava destinada a embarrarse, cuando se derritiese la densa capa de hielo.

A su regreso al hotel, tras el típico paseo turístico, se encontraron todo su equipaje revuelto, algo que interpretaron como una segunda inspección (clandestina) por parte de las autoridades, aunque no apreciaron ninguna pérdida.

Esa noche nevó como pocos de los integrantes de la expedición había visto nevar en su vida. Belgrado amaneció cubierta por un manto de blanco de más de 40 centímetros, y la precipitación continuó a lo largo de todo el día.

Con la ciudad completamente sumida en el caos el Real Madrid permaneció todo el día en el hotel a expensas de que mejorasen las condiciones climáticas para desplazarse al estadio y poder entrenar.

Partizan vs Real Madrid disputado el 29 de enero de 1956 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Partizan vs Real Madrid disputado el 29 de enero de 1956 (Fuente: www.defensacentral.com)


«Infierno blanco»

El terreno de juego, ya de por sí maltrecho, estaba cubierto por una gruesa capa de nieve. El Partizan propuso dos opciones: retirarla, con el riesgo de que el césped se helase por la humedad y las bajas temperaturas o disputar el encuentro sobre un palmo de nieve.

Bernabéu no tenia claro cuál era la mejor opción por lo dejó el balón en el tejado de los dirigentes del Partizan, que optaron por la segunda alternativa.

Los jugadores, con Di Stéfano a la cabeza, propusieron no jugar, pero entre los planes de Bernabéu no cabía tal opción y no transigió con su plantilla.

El presidente blanco era uno de los principales impulsores de la nueva competición y no quería echar tierra sobre su propio tejado.

Partizan vs Real Madrid disputado en los cuartos de final de la primera edición de la Copa de Europa - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Partizan vs Real Madrid disputado en los cuartos de final de la primera edición de la Copa de Europa (Fuente: www.elpais.com)


Ante semejante panorama hasta los más optimistas empezaron a ver corto el 4-0 cosechado en la ida.

El terreno de juego estaba delimitado por unas líneas rojas pintadas sobre la nieve. Las bandas habían cumplido los pronósticos y no se habían helado, no así el centro del campo que había sucumbido antes los 9 bajo cero y era un gran bloque de hielo.

Mientras que los jugadores blancos apenas podían mantenerse en pie, los balcánicos se desenvolvían con sorprendente agilidad ¿Cosa de la costumbre?

Acapararon el balón desde el pitido inicial y a los pocos minutos dieron el primer aviso cuando un potente disparo se estrelló contra el travesaño. El trallazo de Herceg hizo que toda la nieve acumulada en el larguero cayese sobre el guardameta «Juanito» Alonso.

Milos Minutinovic adelantó al Partizan en el minuto 24.

Rial falló un penalti en el Partizan vs Real Madrid de 1956 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Rial falló un penalti en el Partizan vs Real Madrid de 1956 (Fuente: as.com)


Una derrota heroica

Alonso, heroico, mantuvo vivos a los blancos, evitando una sangría descomunal para los suyos ante los incesantes ataques yugoslavos.

Justo antes del descanso el árbitro concedió penalti a favor del Real Madrid y extrañamente Di Stéfano cedió el lanzamiento a Rial.

Para añadir más épica al asunto, Rial se resbaló antes de chutar cayendo de culo. Su disparo se marchó varios metros por encima de la portería de Šoškić.

A la salida de vestuarios algunos jugadores merengues reparan en que sus rivales metían los pies en una lata de metal justo antes de entrar en el terreno de juego.

La segunda parte fue un calco de la primera. Merengues por el suelo y balcánicos manejando el balón a su antojo. En el 46′ Mihajlovic puso el 2-0 desde los 11 metros tras una mano de Miguel Muñoz.

 

Con los postes como mejor aliado, los blancos aguantaron hasta el 87′, cuando de nuevo Milutinovic estableció el 3-0 definitivo.

Los tres minutos fueron eternos para los merengues, que soportaron el intenso asedio local. El pitido final prendió los ánimos de la grada, que comenzó una incesante lluvia de bolas de nieve sobre los jugadores y cuerpo técnico.

Poco después los jugadores el Real Madrid descubrieron que los yugoslavos impregnaban sus tacos en gasolina, que fundía la nieve e impedía que se pegara a los tacos, evitando así los resbalones

Ya en los vestuarios, descubrieron que Becerril había jugado gran parte del encuentro con un dedo del pie roto, pero anestesiado por el frío ni se había percatado.

A pesar de todos los infortunios padecidos en aquel «infierno blanco», el Real Madrid pasó la eliminatoria y terminó levantando su primer título, iniciando su idilio con la Copa de Europa.

Portada de Marca tras la eliminatoria entre Partizan y Real Madrid en 1956 - Odio Eterno Al Fútbol Moderno

Diario Marca tras la eliminatoria Partizan vs Real Madrid (Fuente: www.cihefe.es)

Share: